El análsis táctico de Nacional-Rentistas

Para ganarle a Rentistas los tricolores reiteraron aciertos y errores y sumaron novedades

Nacional sumó su tercer triunfo consecutivo y quedó a un paso de abrochar la Tabla Anual tras ganarle 4-2 a Rentistas. Nuevamente Gonzalo Porras fue clave en el medio, y la dupla Leandro Barcia y Carlos De Pena fue letal en ofensiva. En defensa también mostró algunas constantes: los mismos errores que le han hecho recibir 14 goles en siete partidos.

Los albos comenzaron  1-0 abajo con un gol de tiro libre tras otro error de Gustavo Munúa, que paró mal la barrera, como se ve en la imagen, y regaló su palo, además de que se paró detrás de la misma y solo vio la pelota cuando la tenía encima. Lo correcto ante un tiro libre central -los más difíciles para defender para el arquero- hubiese sido poner la defensa tapando su palo izquierdo y defender el derecho, pero no hizo ni una cosa ni la otra.

Pero luego de ese gol Nacional logró algo nuevo: remontar un partido, algo que nunca habían logrado en el Torneo Clausura. Síntoma de que el equipo va ganando confianza.

Porras, que jugó junto a Santiago Romero en el doble cinco, entró en contacto con el balón, volcándose al sector de la derecha. Desde ahí mandó un centro que sacó la defensa de Rentistas y minutos después hizo una jugada parecida, ganando espacios con un enganche, que culminó De Pena con un gran cabezazo.

Por esa zona Nacional ha formado un circuito de juego con el lateral Gorga –quien cada vez se anima más a subir–, Barcia y Porras. Previo al empate de De Pena, los tres subieron en bloque e hicieron circular la pelota, hasta que el 14 mandó el centro de gol.

El volante tricolor tuvo tiempo para jugar y se las ingenió para desmarcarse, lo que le permitió ser el abastecedor de fútbol, algo que en los primeros partidos no ocurría, porque tenía más marca sobre él, los resultados eran adversos y estaba más impreciso.

Otra faceta que reiteró el equipo de Gutiérrez fue el trabajo ofensivo de Iván Alonso, quien no marcó goles pero generó huecos para la velocidad de De Pena y Barcia. El experimentado delantero baja a pivotear, abre a los costados y desde ahí sale el pase cruzado para el otro delantero.

Además, el atacante es la referencia cuando Porras no puede recibir juego. En esas situaciones, es Diego Polenta quien se encarga de lanzar pases largos al Alonso, quien va a la lucha y hace salir a los zagueros rivales.

Polenta también mostró en varios partidos que le gusta ir al ataque, como en el tercer gol, de contragolpe: recuperó la pelota y la pasó al medio, luego avanzó unos metros y al ver que había huecos en la zaga de Rentistas, aceleró se la pidió a Alonso y dio la habilitación a Barcia. El juvenil y De Pena fueron imparables para la defensa de Rentistas. Ambos tienen clara su función: abrirse para desbordar cuando la pelota va para su sector o meterse al área en diagonal cuando la pelota va a llegar desde la otra punta.

Pero, a pesar del triunfo, Nacional volvió a mostrar flaquezas defensivas, lo que le dejó sabor amargo a Gutiérrez. “Me preocupan los dos goles que nos metieron”, dijo el DT tras el partido.  Además de la apertura, el segundo gol de Rentistas fue una definición casi en el área chica. Junto a ello, los albos perdieron referencias de marca en las pocas veces que el rival lo atacó, lo que puede ser un dolor de cabeza ante un equipo más ofensivo.

En el segundo tiempo, con el ingreso de Jorge Fucile, quien hacía 8 meses que no jugaba, Nacional se paró con un sistema 3-4-3, con una línea de tres final con Polenta por la izquierda, Gorga de central y Valdes por la derecha. Gutiérrez dijo que buscó reforzar la zona media, donde Porras no entrenó de forma normal en la semana y donde Romero volvía a jugar tras no estar en los anteriores encuentros.

Con  recetas que ya son marcas registradas, más alguna novedad como las subidas de Polenta, Nacional sumó otro triunfo y sigue en la pelea. l


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios