El amistoso de Nacional terminó a las piñas: las fotos del lío

"Estamos destruyendo el fútbol", dijo Lasarte al cabo del partido, suspendido por la pelea con un grupo de hinchas
El martes por la noche, pese al intenso frío, el clima en estadio Eduardo Martínez Monegal de Canelones era una fiesta. La visita de los futbolistas de Nacional generó un gran movimiento de público, se llenó la tribuna principal y decenas de niños tenían a sus ídolos al alcance, para fotografiarse con ellos, para pedirles autógrafos.

Todo transcurría con normalidad, se había disputado un primer partido de 60 minutos entre los suplentes tricolores y un combinado de la selección de Canelones y transcurrían 45 minutos del segundo encuentro entre los titulares de Nacional y otro seleccionado de Canelones, cuando la fiesta se terminó.

Un grupo de hinchas de Nacional intentó ingresar al campo de juego para descolgar sus banderas y los guardias de la seguridad privada, contratada por los locales, no lo permitió. Entonces entraron de prepo y se generó una pelea, con golpes de puños y corridas dentro de la cancha.

Esto provocó que el partido se suspendiera, que Martín Lasarte no pudiera ver en acción con los titulares a Brian Lozano y Felipe Carballo (apenas ingresaron se terminó el juego), que la copa en disputa no se entregara y que el espectáculo, que también era solidario, terminara de esa forma.

Lasarte dijo después de la práctica contra Canelones que le preocupan estos hechos: "Estamos destruyendo esto, no se puede jugar un amistoso en Canelones, no sé adónde vamos a llegar. Quizá hace tiempo que no estoy trabajando acá y me cuesta adaptarme, pero antes no pasaba esto, me sorprende negativamente".

Y agregó: "Es una lástima. La gente piensa que es por el tema del trabajo y sí, para Felipe y para Brian que recién entraban, eran 15 minutos más de trabajo que estaban valorados dentro de la tónica en general. Pero me da pena lo otro, que la idea era jugar frente a un equipo que nos diera mayor tranquilidad a la hora de jugar, no generar tanta exigencia, fundamentalmente por el tipo de trabajo que estamos llevando a cabo".

Una situación para encender las alarmas a una semana de un clásico que el Ministerio del Interior pretende que se dispute sin policías dentro del estadio.

Populares de la sección