El agua le hizo caricias

Alejandro Foglia se metió en los 10 mejores de la clase Laser standard: no podrá llegar al podio pero ya cumplió la mejor actuación celeste en los Juegos Olímpicos

"Se dio todo. Soplaron los vientos, tomé buenas decisiones, seguí los ejercicios de meditación y concentración que me mandó mi hermana (Mariana) para prepararme de la mejor forma posible… Salió todo perfecto. Fue muy emocionante”, confiesa Alejandro “Jano” Foglia, el representante de la vela uruguaya que por primera vez en la historia lleva a una embarcación celeste a una medal race en los Juegos Olímpicos y el lunes disputará la posibilidad de mejorar hasta el sexto lugar en la clasificación final.

Foglia en Weymouth, a tres horas en tren de Londres, explica a El Observador sus sensaciones. Le cuesta contenerse, se le llenan los ojos de lágrimas. No es para menos. Se trata de un día muy especial en su larga y sacrificada carrera, por lo que tanto peleó.

Finalmente, obtiene su recompensa y se transformará en los Juegos Olímpicos de Londres en el uruguayo que le brindó la mejor actuación a la numerosa delegación celeste.

“Estuve muy concentrado, tranquilo”, insiste sobre los mismos conceptos para reafirmar que el éxito llegó de la mano con un cambio de estrategia en la preparación más fina que necesita cualquier deportista.

“En las últimas cinco regatas entré en los 10 primeros y fue impresionante todo lo que sucedió, porque hasta la quinta manga estuvo muy difícil por la ubicación que ocupaba. A partir de la última del miércoles, las dos del viernes y las de hoy (ayer) fueron casi perfectas”, comenta a El Observador, antes de insistir en el hecho de que el viernes estaba fuera de la medal race y que necesitaba dos buenas regatas finales para llegar a la última jornada de la clase laser, de vela.

“La de hoy (ayer) fue un regatón. Fue increíble. Cuando crucé la línea estaba en las nubes”, expresó. “Y me emocioné porque nunca se me había dado, aunque siempre luché para estar en una situación como esta. Incluso en los momentos más difíciles, cuando no se daban los resultados. Allí, cuando es más difícil mantenerse, nunca bajé la cabeza, porque sabía que un día iban a soplar los vientos para mí, y que ese día estaba ahí y había que laburar bien, tener confianza, que fue lo que tuve”, subrayó Foglia.

Jano, que en Londres 2012 participa en sus terceros Juegos Olímpicos y que fue abanderado de la delegación, por modelo deportivo y humano, en Beijing 2008, cerró ayer las dos últimas regatas con brillantes actuaciones que le permitieron trepar del 12º lugar, que ocupaba el viernes en la general, al noveno de ayer.

Al ingresar en la selecta nómina de los 10 mejores, mañana a partir del mediodía en las mismas aguas de Weymouth disputará el medal race.

No puede llegar al podio
El uruguayo no podrá aspirar más allá del sexto puesto en la clasificación general. ¿La razón? Los regatistas arrastran puntos de las 10 jornadas clasificatorias. Foglia tiene 102 y el tercer lugar del podio, ocupado por el sueco Rasmus Myrgen, tiene 60.

Simple matemática: en el escenario ideal, si Foglia gana la medal race quedará con 104 puntos y si el sueco sale décimo sumará 80: no alcanza.

De acuerdo a los puntos que tienen los que vienen arriba (ver cuadro) solo puede aspirar a un sexto puesto.

“Voy a disfrutar del medal race y voy a tratar de hacer la mejor carrera para encontrarme lo más arriba posible”, agrega el uruguayo.

Su actuación ya es histórica. La mejor de los uruguayos en estos Juegos y una de la mejor de los últimos Juegos Olímpicos.

El último gran antecedente databa de Barcelona 1992, cuando Ricardo Fabini fue 16º en la clase Soling con Luis Chiapparo y Nicolás Parodi.

El propio Jano fue 17º en Beijing 2008 lo que demuestra su progresión, ya que en Atenas 2004 había sido 34º.

Gran revancha
El año pasado, en los Juegos Panamericanos de Guadalajara, Foglia tenía todo para ganar la medalla de bronce en la medal race. 

Sin embargo, perdió el puesto y se quedó sin medalla. Estaba literalmente destrozado y fue el argentino Alsogaray quien más ánimo le dio para levantarlo.

En el Mundial de Perth del año pasado también quedó afuera de la flota de oro en la última jornada y tuvo que remarla para clasificar a los Juegos. El yachting también da revancha.  l


Fuente: @luisinza, enviado a Londres

Populares de la sección

Comentarios