El adiós del gran capitán

Carles Puyol se va de Barcelona con todo el respeto y admiración se la hinchada y sus compañeros

Lejos en el tiempo quedaron su niñez y sus inicios futbolísticos en su ciudad natal más catalana que él: La Pobla de Segur.

Carles Puyol tenía 17 años y no era un niño cuando llegó a La Masía, esa fábrica impresionante que tiene Barcelona para formar jugadores.

Claro que para poder fichar en el Barcelona B no todo fue sencillo. El periodista Luis Lainz, cuenta en la biografía del defensor que luego de que el técnico de inferiores le diera el visto bueno, hubo tres informes negativos de Ronald Koeman, Llorenzo Serra Ferrer y Oriol Tort le bajaron el pulgar.

Fue una historia de amor por la camiseta blaugrana que se termina –como todo en la vida– porque  el gran capitán anunció hace pocos días que se retira del fútbol al final de la temporada.

Con esto, no cumplirá su contrato que vencía en junio de 2016 y dejó de lado el bolsillo ya que dejará de percibir cerca de € 10 millones.

Cuando se habla de Puyol hay que tener en cuenta que es uno de los hombres que más títulos ha conseguido en los últimos años. Una breve reseña: obtuvo seis veces la liga española, dos Copas del Rey, seis Supercopas de España y en lo internacional, amén del Mundial y la Eurocopa con España, obtuvo el Mundial de Clubes en dos ocasiones con Barça, ganó tres Ligas de Campeones y dos Supercopas europeas. Como una anécdota queda la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Sídney 2000. ¿Qué más se le puede pedir?

El corazón pudo más y Tarzán, como lo apodan varios hinchas culés, decidió dar un paso al costado luego de dos operaciones que le costaron volver a su nivel futbolístico.

Fue Louis Van Gaal quien lo hizo debutar en la Primera como lateral el 2 de octubre de 1999 ante Valladolid. Entró a los 55 minutos por Simão en un equipo en el que jugaba Pep Guardiola.

Ha sido el símbolo de Barcelona como muy pocos lo lograron.

En su carrera, ha tenido gestos increíbles. Como cuando le dio el brazalete a Eric Abidal –quien había sido diagnosticado con cáncer de hígado– para que recibiera la copa tras ganar la Liga de Campeones.

El 26 de diciembre de 2012, al otro día de Navidad, le dio una sorpresa a los niños de su ciudad natal y se puso a jugar con ellos al fútbol. Los “chavales” no lo podían creer. Estaban jugando con su ídolo al que veían todos los fines de semana por televisión.

Por estos días, luego de conocida su decisión de abandonar el fútbol, Pep Guardiola no se olvidó de su guerrero preferido en la cancha: “Indudablemente Puyol es uno de los mejores jugadores de la historia del Barça. He sido un afortunado de convivir con él”. Casi nada por de quien viene, no solo el mejor técnico del mundo en el momento, sino el más grande en los libros de historia de el club catalán.

Quizás, la importancia de Puyol en el plantel queda resumida en una carta que escribió Gerard Piqué titulada “Mi ángel de la guarda” y que dice lo siguiente: “Ha llegado el día. Te vas. A pesar de que es ley de vida, es imposible imaginarme un Barça sin ti. Si miro atrás y recuerdo París o Roma, la primera imagen que me viene a la cabeza eres tú levantando la Copa de Europa. En Wembley le cediste el honor al Abi, detalle que todavía te hace más grande. Mi generación y las que vienen detrás no saben que es un Barça sin Puyi en la defensa, con el brazalete y el ‘5’ a la espalda. Supongo que ya nada será igual.

Te conocí hace casi 6 años. Tú eras el capitán y emblema del equipo y yo un juvenil que llegaba para comerme el mundo. Desde el primer día tuvimos una gran relación, tanto dentro de como fuera del campo. A tu lado me sentía protegido, sabía que si un día fallaba, tú estarías allí para salvarme. Eres mi ángel de la guarda.

Quiero que sepas que echaré de menos nuestras charlas en el vestuario, tus consejos y sobre todo, tus ‘broncas’ sobre el terreno de juego. Eres único e irrepetible. Me hace mucha gracia cuando hablan de fichar ‘al nuevo Puyol’. Que sigan buscando, porque nunca lo encontrarán. Gracias por todo, Puyi”.


Populares de la sección

Comentarios