El ABC clásico de Curutchet

El entrenador detuvo varias veces el entrenamiento para dar indicaciones sobre el equipo que quiere ver el domingo ante Nacional

El clásico alteró la rutina semanal en Los Aromos y, por más que ambos llegan de perdedor a la cita del domingo, el partido se vive con una expectativa propia de un partido especial para hinchas, jugadores y cuerpo técnico.

En Los Aromos saben que el partido del domingo puede marcar a fuego a algunos de sus protagonistas e incluso el destino de varios de ellos.

Ese es el caso de Fernando Curutchet. Puertas adentros interpretan que una victoria ante Nacional puede darle el espaldarazo necesario para quedarse con el cargo de manera definitiva aunque eso no se le pasa por la cabeza al entrenador.

El objetivo tiene nombre, apellido y planificación: el clásico. Por eso Curutchet y su cuerpo técnico buscaron ayer en la última práctica abierta ajustar detalles de un equipo que anduvo a los tumbos.

La mañana de Los Aromos tuvo al plantel dividido entre defensas y atacantes con ejercicios de defensa-ataque para ajustar detalles, afinar conceptos y buscar debilidades. Se pudo ver a Curutchet, y a todo su cuerpo técnico, a viva voz. Marcando errores y dejando en claro el equipo que pretende ver.

El sistema no se discute. Peñarol jugará con un 4-4-2 con la única duda de quien ocupará el lateral izquierdo. Curutchet sabe que la inclusión de Bressan o Gianni Rodríguez tendrá consecuencias en defensa y en ataque, por eso la alternativa de trabajar con los dos. Peñarol, a cuatro días del clásico, afina la pizarra conceptual.

PASES DE SEGURIDAD Y ROTURA DE LÍNEAS

"No quiero pasesitos, quiero pases de primera división. Pases seguros, firmes, a ras del suelo", gritó varias veces el preparador físico Pablo Copatti. Curutchet, que trabajó con los jugadores de ataque mientras que Eduardo Del Capellán ordenaba a los defensas, insistió en un concepto clave en su prédica: el pase de seguridad. En ese ejercicio quien se llevó todas las palmas fue Hernán Novick. El volante tiene una lectura de juego completa y lo ayuda su manejo de los dos perfiles. Miguel Murillo y Junior Arias aprovecharon sus pases filtrados a espalda de los defensores en el entrenamiento. Puede ser una alternativa de recambio si el partido está cerrado.

CIRCUITOS POR LAS TRES CALLES

El estratega mirasol quiere que sus jugadores aceiten los circuitos por las tres calles. Silva-Nandez por derecha es una fija mientras que es un misterio quien conectará con Albarracín por izquierda, ya que Gianni Rodríguez y Bressan tienen características opuestas. La elección del entrenador tendrá motivos defensivos y consecuencias ofensivas. Por la calle central el jugador que tendrá mayores atribuciones será Guzmán Pereira ya que, por perfiles y técnica, está por encima de Nicolás Freitas. La ausencia de Tomás Costa, con un golpe en los gemelos, puede ser clave como alternativa para el manejo.

EQUILIBRIO

Una de las indicaciones más recurrentes en los ejercicios de defensa-ataque fue sobre mantener el equilibrio entre líneas para que el equipo no quedara partido. "El límite para replegarnos es el área grande, no nos metamos tan atrás", gritó Curutchet en varios pasajes de la práctica. En el 4-4-2 que idea Curutchet habrá dos jugadores que serán fundamentales en el recorrido y en el desgaste. Nandez y Albarracín, los extremos de los cuatro del medio, tendrán que apoyar a los laterales en tres cuartos de cancha cuando Peñarol sea atacado y deberán sumarse hasta la línea final cuando Peñarol tenga la posesión de la pelota. Los zagueros de Peñarol deberán pararse entre el límite del área grande y la mitad de la cancha, dependiendo de las concesiones del rival y la ubicación de la pelota.

INTENSIDAD Y PRESIÓN

A la hora de recuperar la pelota, las indicaciones fueron claras. Peñarol intentará con delanteros rápidos como Nicolás Dibble y Junior Arias aplicar una presión alta sobre los zagueros de Nacional. A su vez los volantes externos, Nahitan Nandez y Nicolás Albarracín deberán desactivar el circuito lateral que pueden armar Jorge Fucile o Sergio Otálvaro. Si juega Alfonso Espino el reto será aún mayor por la velocidad del juvenil a la hora de salir con la pelota. ¿Qué rol asume el doble cinco? Nicolás Freitas y Guzmán Pereira deberán adelantar metros para escalonar las referencias de Diego Arismendi y Santiago Romero. El primero es quien más se repliega a los zagueros para sacar la pelota limpia hacia los extremos.

CONFIANZA

"Date para adelante, date para adelante, vos sos el primero que tiene que confiar en vos", le gritaba Pablo Copatti a Junior Arias. El delantero, goleador de Peñarol en el Uruguayo Especial, insultaba al aire luego de errar un pase y recibió el mensaje motivacional del cuerpo técnico. "Tienen que confiar en ustedes", se escuchó en voz alta. La motivación y el convencimiento forma parte fundamental del menú clásico esta semana en Peñarol. "Buena rompehuesos, así me gusta", se escuchó decir a Eduardo Del Capellán luego de un cierre providencial de Maximiliano Perg contra Gastón Rodríguez. Miguel Murillo, que será suplente en el clásico si no hay sorpresas, también fue elogiado por sus intervenciones al igual que el arquero Damián Frascarelli.

Populares de la sección

Acerca del autor