Ecuador apuesta al temperamento

El técnico Reinaldo Rueda le dio el brazalete de capitán a Antonio Valencia para que los jueces y los rivales lo respeten debido a su presente en Manchester United

El partido de las Eliminatorias frente a Uruguay llega en pleno despertar para Ecuador. La selección de Reinaldo Rueda, a base de malos resultados y de la pérdida de un cupo que hasta marzo parecía seguro en el próximo Mundial, aprendió que el ránking de la FIFA (donde llegó a estar en décimo lugar) no sirvió de nada y que, al contrario, creó una aureola triunfalista de la que no sobrevivió nadie, ni técnico, ni jugadores, ni dirigentes ni hinchas. Recién, tras el empate con Argentina, el técnico reconoció que la ubicación en el escalafón de la FIFA terminó teniendo un resultado negativo.

Hoy, con la urgencia de vencer a Uruguay, las prevenciones de Rueda están centradas en el rival. El DT colombiano hasta proyectó un encuentro en el cual su rival vendrá a “ensuciar” las acciones. Por eso, las exigencias al plantel se centrarán en manejar mejor el temple y no aparecer superados por un rival bravo, que no renuncia a imponerse.

Rueda anticipó que, salvo “una o dos urgencias”, no se ejecutará ningún cambio en relación a la última convocatoria para los partidos ante Colombia y Bolivia. La lista será pública en esta jornada. En las últimas horas, se registraron las lesiones de Jefferson Montero y Pedro Quiñónez. En el caso de Montero, el médico de la selección, Patricio Maldonado, no dudó de su presencia. En cambio, Quiñónez será evaluado en las próximas horas.

Dentro de las medidas que tomó Rueda está la designación de Antonio Valencia como capitán, en lugar de Walter Ayoví. La justificación que dio el técnico apunta a la necesidad de tener como máximo representante a un jugador que actúe en la élite internacional, que por ese solo hecho sea capaz de imponerse ante el juez y los rivales, en los momentos tensos del encuentro. Frente a Colombia y Bolivia, el jugador del Manchester United lució el brazalete de capitán.

La dirigencia optó por fomentar el circo. El presidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, Luis Chiriboga, hasta el martes pasado insistía en contratar “jueces europeos” para el partido del 11 de octubre. Pero las bases de la competencia se lo impiden, además que el mismo DT le pidió que no insista por ese lado. Aún dura el impacto de lo que en Ecuador se consideraron malos arbitrajes frente a Uruguay de Salvio Fagundes en la eliminatoria pasada y de Carlos Amarilla en el presente torneo

Del otro lado, están los hinchas. Las entradas para el partido con Uruguay se agotaron hace más de tres meses, porque se vendieron en abono. Sin embargo, la sensación general es que el equipo se cayó de un pedestal en el que estuvo hasta el encuentro con Paraguay, en marzo. Desde entonces, Ecuador no puede ganar y se dejó superar en la tabla de Colombia, Chile y Uruguay.

La opción del repechaje está latente, aunque es novedosa para el público, porque Ecuador siempre clasificó directamente. Rueda dijo que notó que la gente mira con “desprecio” la posibilidad de clasificar ante Jordania, pero que igual habrá que aprovecharla, dada la situación.

En declaraciones al diario quiteño Últimas Noticias, Rueda sostuvo que ante Uruguay habrá que asumir el encuentro “maduramente, con aplicación y sin desesperarnos” porque es un rival con una “trayectoria que tiene un peso dentro del fútbol mundial”.

Y agregó: “Es un equipo muy compacto. Seguro vendrá a ensuciarnos el partido. Tratará de desequilibrarnos mentalmente. Ese partido podría resolverse en los últimos 15 minutos”.

 


Populares de la sección

Comentarios