Dunga criticó a sus jugadores por hacer un culto evangélico en un hotel

Tras el partido disputado en Boston, Kaká y David Luiz organizaron el ritual que fue oficiado por un pastor

El seleccionador brasileño, Dunga, criticó hoy a sus jugadores por haber organizado un culto evangélico en el hotel de concentración en Boston el pasado día 8, después de un amistoso contra Estados Unidos.

Al menos diez futbolistas de la selección participaron en la celebración religiosa, que fue promovida por Kaká y David Luiz, y oficiada por el pastor brasileño Guilherme Batista después del amistoso que Brasil ganó a Estados Unidos por 1-4.

Dunga afirmó hoy que no permitió la celebración de ese culto, aunque matizó que no ocurrió dentro de la zona de concentración, sino en las dependencias del hotel destinadas a recibir a los familiares.

El entrenador aseguró que conversó con sus jugadores para comunicarles que la selección "no es lugar para ese tipo de manifestación" y para advertirles de las personas que se acercan al equipo nacional para ganar "repercusión".

El pastor que ofició el culto evangélico publicó en las redes sociales numerosas fotografías y un vídeo de la celebración religiosa e incluso se tomó una instantánea al lado de Dunga en el aeropuerto de Sao Paulo.

Dunga recalcó que no se opone a "ninguna religión", pero invitó a sus jugadores a practicar su fe "interiormente" y a no hacer publicidad de ello.

"Cuando quiero hacer el bien, no hace falta decir a todo el mundo que hago el bien", dijo Dunga.

No obstante, aseguró que este tipo de incidentes no influye en nada en la convocatoria de jugadores y negó que la ausencia de Kaká de la lista que anunció hoy para los primeros partidos de las eliminatorias suramericanas para Rusia 2018 se deba a este motivo.

En ese sentido, dijo que en el futuro pretende llamar de nuevo a "jugadores con experiencia", pero siempre que tengan "condiciones físicas y técnicas" para jugar en la selección.

Cuando Dunga asumió el mando de la selección hace un año, el técnico distribuyó a los jugadores una cartilla con normas de conducta en la que, entre otras cuestiones, se aconsejaba desterrar de las concentraciones las manifestaciones políticas y religiosas.

Durante el Mundial de Sudáfrica de 2010 los cultos evangélicos fueron frecuentes en la concentración de la selección y entonces eran promovidos por Jorginho, auxiliar que trabajaba con Dunga.

El técnico Luiz Felipe Scolari, quien dirigió la selección antes de esta nueva etapa de Dunga, también vetó la presencia de pastores en los hoteles del equipo.


Fuente: EFE

Populares de la sección