Dos poderosos que van por el oro

Dos dinastías del voleibol van por la corona en Rio 2016: Brasil decidido a su tercer oro olímpico y una Italia hambrienta de gloria


Dos dinastías del voleibol masculino van por la corona en Rio-2016, la de Brasil decidido a regalarle a su 'torcida' el tercer oro olímpico y la de Italia hambrienta de gloria.

Los brasileños se vengaron de su verdugo en Londres-2012 destrozando a los rusos en semifinales y la 'azzurra' mostró su temperamento para llevarse en cinco sets el choque de semis ante Estados Unidos.

El domingo importarán poco los antecedentes.

"Cuarta final olímpica en fila no recuerdo otro país que hiciera eso, es algo grande, el equipo ha hecho historia", comentó Bruno, armador y capitán de Brasil. 'Bruninho' para los hinchas y para su padre, Bernardinho, jugó su mejor partido ante Rusia en semifinales.

Brasil tendrá que "soportar la presión del servicio (de Italia), siempre es muy fuerte, y buscar ser más agresivos con el nuestro, porque los europeos están jugando un gran voleibol", comentó Bruno.

Bernardinho coincidió con su hijo, alabó las virtudes de su rival en la gran final y sentenció: "Hemos juegado bien, pero eso no es suficiente para el próximo partido". El equipo se sustenta en el 'abuelo' Serginho', el veterano líbero del equipo, Bruno en el armado y un Wallace imparable en la definición.

Sacarse la amargura de dos finales consecutivas perdidas es el desafío de una selección que ya tiene el respeto y amor de su gente, pero que con un triunfo se hará legendaria.

Aporte cubano

Italia ostenta muchos pergaminos en voleibol, menos ser un campeón olímpico.

Con una Liga local poderosa, grandes jugadores y múltiples títulos en torneos internacionales, la 'azzurra' estuvo cerca de coronarse en Atlanta-1996 pero debió conformarse con la medalla plateada.

Vencer a Brasil en su casa es el último obstáculo para los italianos dirigidos por un joven Gianlorenzo Blengini. "Somos un equipo fuerte que no se da por vencido hasta que se va la última pelota y lo demostramos", en los primeros Juegos Olímpicos en Sudamérica, dijo Osmany Juantorena.

El cubano nacionalizado italiano es una de las piezas claves en el sistema de Blengini. Con una exitosa carrera en el voleibol europeo, Juantorena optó por venir junto a Italia a los Juegos luego de no llegar a un acuerdo con Cuba sobre las condiciones a cumplir para venir con el combinado de la isla a Rio.

Ivan Zaytsev, en un gran momento, es otro de los destacados de un equipo que ya en la primera fase avisó que estaba para 'cosas grandes' y que no se iba a conformar hasta llegar a la final. En el partido que nadie elige jugar, Estados Unidos y Rusia buscarán colgarse el bronce.


Fuente: AFP