Dos muertos por robos en Maracaná

Un ladrón abatido por un policía militar y una arquitecta que se resistió a un robo son las primeras dos víctimas por violencia en Río 2016


Dos personas fueron muertas a pasos del Maracaná y del Bulevar Olímpico de Rio de Janeiro el viernes, día de la inauguración de los Juegos Olímpicos, informó la policía.

Un hombre murió en la noche del viernes muy cerca del estadio donde arde la llama olímpica tras ser blanco de los disparos de un policía militar que trabaja en la seguridad de los Juegos, precisó la policía este sábado.

"Las primeras informaciones obtenidas en una minuciosa investigación en el lugar de los hechos apuntan a que el hombre estaba practicando asaltos cuando un policía militar de otro estado, trabajando en la seguridad de los Juegos, lo baleó", dijo en un comunicado.

Horas antes, una arquitecta que conducía su automóvil por uno de los principales accesos al Bulevar Olímpico, en la modernizada zona portuaria de Rio donde se encuentra la Casa Brasil y el Museo del Mañana, murió de un disparo en la cabeza durante un intento de asalto.

La mujer, de 51 años, fue abordada a las nueve de la mañana del viernes por tres hombres armados que quisieron robarle. Se asustó, quiso huir y fue baleada. Perdió el control del coche, atravesó los rieles del nuevo tranvía que recorre el centro de Rio, inaugurado para los Juegos, y se estrelló contra una columna, precisó el diario O Globo.

En un episodio aún poco claro, otro brasileño mató a un asaltante el jueves, en la víspera de la inauguración de los primeros Juegos Olímpicos en Sudamérica.

El hombre, un abogado y luchador de jiu-jitsu que dirigía su BMW blindado por el barrio del Parque y la Villa Olímpica cuando fue abordado por asaltantes en moto, se identificó ante la policía como vicecónsul de Rusia, lo cual fue desmentido por la embajada rusa en Brasilia.

El abogado "entró en un forcejeo con el asaltante y durante el enfrentamiento el arma del agresor disparó varias veces" provocando su muerte, explicó la policía a la AFP.

Un total de 85.000 militares y policías -el doble que en Londres-2012- trabajan en la seguridad de los Juegos en Rio y las demás ciudades que acogen partidos de fútbol olímpicos (Brasilia, Manaus, Belo Horizonte, Sao Paulo, Salvador).

Rio enfrenta niveles crónicos de inseguridad y violencia urbana alimentados por el narcotráfico y la pobreza de gran parte de sus habitantes. Un promedio de más de tres personas por día son asesinadas o son víctimas de balas perdidas en la ciudad de Rio.


Fuente: AFP