Dos estilos para ser punteros

Munúa busca el juego colectivo y por bajo; en Peñarol, Bengoechea depende más de sus individualidades, ¿qué idea rendirá más en la carrera hacia el título?
Diez fechas después del inicio del Apertura, Nacional y Peñarol se encontraron en la punta de la tabla, ambos con el traje de candidatos a ganar el título en una carrera que quedará más definida si hay un vencedor en el clásico dentro de dos semanas.

Para llegar a esta instancia, ambos equipos tuvieron distintos caminos, basados en las propuestas que practicaron, o han intentado ejecutar, sus entrenadores.

Además, el Nacional de Munúa ha recibido más elogios por su juego, mientras que Peñarol ha estado bajo el ojo de la tormenta, incluso de su presidente, por su falta de fútbol. Pero en los números el resultado el mismo: líderes con 22 puntos, dos partidos perdidos y uno empatado, y con una diferencia de goles parecida: 23 a favor y 12 en contra en los albos y 20 y 13 en los aurinegros.

Coincidencias
En Nacional, el debutante Gustavo Munúa ha sido partidario de un estilo de toque, con la pelota al ras del piso y con salidas colectiva desde su arco, con el golero Esteban Conde participativo para comenzar jugadas o apoyarse con los zaguero, siempre con el pie.

En tanto, en Peñarol, si bien Pablo Bengoechea ha intentado salir por abajo, muchas veces, como ante Liverpool, se ha recurrido a enviar pases largos hacia los delanteros y saltear el medio.

Ambos entrenadores han pasado por situaciones parecidas en sus respectivos equipos. Los dos son partidarios de jugar con cuatro en el fondo, como la mayoría de los técnicos locales.

La defensa ha sido uno de los puntos en los que más han tenido que trabajar. En los albos, Munúa estuvo varias fechas para encontrar los cuatro del fondo: Fucile, Gorga, Polenta y Espino. Pero las lesiones del lateral lo llevaron a realizar retoques

Bengoechea también ha movido piezas. Se le fue Viera y sumó a Guillermo Rodríguez. La línea final consolidó a Aguirregaray, Valdez, Guillermo y Diogo, pero en la pasada fecha puso a Gianni Rodríguez por el brasileño.

En el medio también pasaron dificultades, sobre todo cuando dejaron a sus volantes con mejor pie –Porras en Nacional, Nandez o Aguiar en Peñarol- a cargo de la marca, lo que no le permitió rendir a su mejor nivel.

Y en el ataque, los dos han tratado de llegar con varios jugadores. Munúa coloca cuatro en rombo, a los que en ocasiones se suma uno o los dos volantes de marca, y también los laterales; Bengoechea ha probado con tres arriba, dos delanteros y dos volantes con llegada por afuera, siempre también con las trepadas de los laterales.

Colectivo vs. individualidades
De las intenciones de los técnicos a lo que han mostrado en la cancha, han habido matices.

Munúa ha sido fiel a su estilo de juego prolijo, pero por momentos no ha logrado plasmar una diferencia ante los rivales. Su mejor partido fue ante Defensor en el Parque Central cuando goleó al violeta por 4-0. Antes, también en el Parque, había tenido encuentros en los que comenzó abajo en el marcador, por fallos defensivos, y logró sobreponerse en los últimos minutos de forma agónica, siempre sin dejar de lado su idea.

Cuando perdió, ante Wanderers y Sud América, las fallas defensivas fueron determinantes, mientras que en ofensiva ha sido muy dependiente de Alonso.

Peñarol, por su parte, busca pasar rápido arriba y cuenta con varias figuras que han aparecido cuando el colectivo no trasciende.

Aguiar ha sido el más regular en el medio, siempre que se le ha dado libertad para subir, y es el goleador del equipo.

Forlán, en tanto, fue clave en el partido ante Liverpool, el triunfo más importante de los aurinegros con el que igualaron a Nacional.

Zalayeta, quien había estado lejos del gol pero había participado en la ofensiva, marcó y recuperó la confianza en Belvedere.

A nivel defensivo, ninguno de los técnicos ha logrado formar una zaga sólida y regular.

Con propuestas que buscan un juego prolijo, pero aplicadas de modo distinto, Munúa y Bengoechea llevaron a sus equipos a la punta del Apertura. Pronto se sabrá cuál fue más efectiva.

Populares de la sección

Acerca del autor