Dos años de maldición en Defensor Sporting

Ocho jugadores violetas fueron operados desde 2011, entre ellos, cinco defensores; en lo que va de 2013, se lesionaron siete futbolistas

Permanentemente se destaca de Defensor Sporting su capacidad para entreverarse en los primeros puestos de los Campeonatos Uruguayos, pese a las enormes diferencias económicas y de ventajas reglamentarias que tienen los grandes, Peñarol y Nacional, sobre ellos. Desde fines de 2010 hay otra cuestión contra la que lucha el equipo del Parque Rodó que no es menor: la gran cantidad de lesionados que sufrió, lista que incluye fracturas, fisuras, roturas de ligamentos y ocho jugadores que acabaron en los quirófanos.

Hace poco más de dos años, Walter Ibáñez sufrió una rotura de ligamentos cruzados, por lo que se perdió el arranque del Clausura 2011. En ese mismo campeonato, de movida nomás, se produjo otra baja en la defensa del equipo violeta. Robert Herrera padeció la misma lesión que  Ibáñez y quedó al margen por seis meses.

Esas dos lesiones coincidieron por momentos con las de Mario Risso y Federico Platero (problemas musculares), Andrés Fleurquin (fractura del hueso cuboides de un pie) y Danilo Asconeguy, con un esquince de rodilla. Además de estas ausencias, se suman algunas expulsiones. En ese entonces, el técnico Pablo Repetto hizo malabares para armar la defensa y recurrió a los futbolistas de cuarta división para completar el banco de suplentes.

El comienzo del Apertura en 2011 no fue tanto mejor. En agosto, Mario Risso, nuevamente sufrió una lesión. Esta vez fue una fractura de peroné y luxación de articulación en el tobillo que le demandó 10 meses de recuperación tras ser intervenido quirúrgicamente.

Por si fuera poco, el zaguero argentino Néstor Moiraghi se enfermó de erisipela y se perdió algunas fechas. El mismo año fue operado, también de los meniscos, Matías Malvino, pero el zaguero aún no estaba en Primera división.

En este mismo campeonato, además de los zagueros, el volante que por momentos jugó de lateral, Diego “Zurdo” Rodríguez, profundizó un mal que todavía lo aqueja: las lesiones en sus tobillos. También en este torneo varios jugadores sufrieron lesiones musculares, algunos, reiteradamente.

Ramón Arias fue operado en octubre de 2012 de una rotura de meniscos tras jugar varios partidos con molestias en su rodilla derecha. La recuperación le demandó poco más de un mes.

Además de los defensores antes mencionados, los violetas sufrieron lesiones graves en varios de sus jugadores. En el arranque del Clausura 2012, Pablo Caballero y Maximiliano Callorda, fueron operados de ligamentos cruzados.

El 24 de enero pasado y en la disputa del partido de ida de la primera fase de la Copa Bridgestone Libertadores, Nicolás Olivera sufrió una fractura de clavícula que aún lo tiene al margen y le privará de disputar el arranque del Clausura.

Pero esto no es todo. El comienzo del Clausura ya se cobró sus primeras víctimas, con lesiones menores si se compara con roturas de ligamentos, fracturas y fisuras: Ramón Arias y Diego “Zurdo” Rodríguez, sufrieron esguinces de tobillo. Además Damián Luna y Aníbal Hernández padecieron problemas físicos que los marginaron de la primera fecha contra Nacional. En pleno encuentro ante el tricolor se lesionó Robert Herrera, que al igual que Arias, tuvo que dejar el campo en la primera parte.

En el último encuentro ante Wanderers, Andrés Fleurquin quedó descartado casi sobre el partido por problemas en su espalda, mientras que Mario Risso abandonó el campo por un problema en el posterior derecho cuando iban 30 minutos de juego. Estos dos jugadores junto al “Zurdo” Rodríguez son los que han sufrido más lesiones en los últimos tres años.

Sin embargo, a pesar de la maldición de las lesiones que ya lleva más de dos años en los violetas, Defensor Sporting lidera en el Clausura con dos triunfos en las dos primeras fechas (le ganó a Nacional y Wanderers) y es el escolta de Peñarol en la Tabla Anual, a solo dos puntos del líder Peñarol.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios