Dopaje mecánico, la nueva trampa del ciclismo

Acusan a Chris Froome, líder del Tour de France, de usar bicicletas trucadas para ayudarse en las etapas de montaña
Realidad o ficción, el fantasma del dopaje mecánico y de las bicicletas trucadas aterrizó en el Tour de Francia tras el rendimiento del maillot amarillo, el británico Chris Froome, el martes en La Pierre Saint Martin, con una demostración que ha levantado sospechas y dudas.

Por dopaje mecánico o tecnológico se entiende generalmente una ayuda ilícita al ciclista, gracias a un motor (o batería) minúsculo colocado en el cuadro de la bicicleta o bien un sistema motorizado en las ruedas que facilita el pedaleo y ofrece una mayor propulsión al ciclista que el simple uso de sus piernas.

El video del ascenso de Froome al Ventoux en 2013
El video de la polémica: muestra como Froome mantiene las pulsaciones (Heart Rete) a pesar de aumentar el esfuerzo


Los hechos

Un informe de la Comisión de Investigación sobre el Ciclismo (CIRC, por sus siglas en inglés) sacó a la luz este debate a comienzos del año. Sin que las sospechas hayan sido corroboradas con pruebas.

"Se han denunciado ante la Comisión diversos intentos de infracción del reglamento, incluido el uso de motores escondidos en los cuadros. Este problema en particular se ha tomado muy en serio, sobre todo por los mejores corredores, y no se ha descrito como un fenómeno aislado", explicó la CIRC en su informe.

El peligro, no obstante, ha sido juzgado como creíble por la Unión Ciclista Internacional (UCI) y por ello el órgano rector del ciclismo ha puesto en marcha controles técnicos en las bicicletas.

Se han realizado en la París-Niza, la Milán-San Remo o en el Giro de Italia, entre otras pruebas, aunque en un número muy limitado.

Antes de la salida del Tour, su director Christian Prudhomme declaró a la AFP "no estar preocupado", aunque inmediatamente matizó: "He visto con gusto la llegada de los controles sobre las bicicletas. Habrá (en el Tour) controles aleatorios y, espero, frecuentes".

Por el momento, se han realizado controles en tres ocasiones (en las etapas 2, 8 y 9) en 19 bicicletas de 8 equipos diferentes.

El martes, en La Pierre Saint Martin, no se realizó ninguno y el exmaillot amarillo Cédric Vasseur lo criticó públicamente.


Las impresiones

"Da la impresión de que la bicicleta va sola", dijo el excorredor francés, ahora comentarista de televisión y que tenía una posición privilegiada durante la carrera, en una moto, por delante de los corredores. "Es sorprendente e incluso desalentador para sus adversarios. Da la impresión que él (Froome) está en dificultades y, de repente, vuela".

dopaje mecánico
Se cae y la bicicleta sigue girando

En 2010, Fabian Cancellara provocó semejante asombro en la Vuelta a Flandes. El suizo, que negó cualquier acusación, volvió a 'sobrevolar' en el pavés de la París-Roubaix.

Unas semanas más tarde, un inventor húngaro llamado Istvan Varjas, desveló su invento en la televisión italiana. "La gente tardó 10 años en creer en la EPO, lo mismo con los motores, nadie se lo cree y ya hace 17 años que dura", declaró Varjas en abril pasado al diario francés L'Equipe.

El problema, entre trampa mecánica y mejora del material, también apareció en la pista tras la apabullante superioridad del equipo británico, sobre todo en las pruebas de velocidad, en los Juegos de Londres-2012.

Pero en ese caso, según el equipo francés de esta disciplina, el 'invento' estaba en las ruedas. La UCI admitió entonces a la AFP que no se realizaron controles en las bicicletas en aquella ocasión.

Las soluciones

Preocupada por no desvelar sus acciones, la UCI no ofrece demasiada información sobre los controles que realiza para evitar que los aprendices de brujo puedan esquivar esas pruebas.

Durante el Giro, una brigada italiana especializada en la búsqueda de campos magnéticos, como podría producir un motor escondido, intervino en Génova. Sin resultados.

En ese mismo Giro, el excampeón estadounidense Greg LeMond defendió el uso de una pistola térmica para detectar cualquier mínima fuente de calor.

Una posible solución, más allá de los controles técnicos (escáner en 2010, una cámara en miniatura más recientemente), podría ser también la inclusión de un pasaporte de rendimiento que evaluase la potencia de cada corredor. El influyente mánager del equipo de Froome (Sky), Dave Brailsford, reclamó el miércoles su puesta en marcha, tratando de calmar la tormenta mediática que acecha a la formación británica.

Tras cada demostración de un ciclista aparecen las mismas dudas y sospechas, que ahora se expresan de manera encarnizada en las redes sociales.

Y en el Tour las ruedas de las bicicletas dan muchas vueltas, pero las cabezas todavía más.

Fuente: AFP