Djokovic dijo que está harto

"Estoy buscando la forma de volver a disfrutar en una cancha", dijo
Novak Djokovic parecía tenerlo todo. Tras un comienzo de año arrollador, con más de 52 partidos invicto en partidos de eliminación directa, hacía plantearse seriamente la posibilidad de lograr el Golden Slam –los cuatro grandes en un año, algo inédito en el tenis masculino–. La victoria en Roland Garros era la última frontera: tras ganar por primera vez ese torneo, solo le quedaban los de superficies rápidas, que había ganado en varias ocasiones. Y los Juegos Olímpicos, también en su mejor superficie. Con Federer lesionado, con Nadal lejos de su mejor forma, con Murray luchando para poder estar a su altura, era el año de Nole.

Sin embargo, algo se rompió tras ganar Roland Garros. El público recién lo pudo notar en Wimbledon, donde perdió con el estadounidense Sam Querrey. en cuartos de final. Esa derrota le quitó la chance del Golden Slam, pero no fue el final: en Río perdió en primera ronda con Juan Martín Del Potro, y sus lágrimas ya fueron signo evidente de que algo no andaba bien. Unas semanas después, en el US Open, tenía la chance de reencauzarse, pero cayó en la final ante Stan Wawrinka, en un partido que sufrió más de lo que jugó, con dolores permanentes en su pie izquierdo.

Ahora, tras esa derrota, se descargó: dejó entrever un hartazgo que a muchos les hizo recordar a la catarsis de Andre Agassi, que en su momento dijo haber sido el número uno más infeliz de la historia.

"De alguna manera, siento que perdí el camino después de Roland Garros. Sentí lo mismo en los últimos meses de competencia y me fue difícil reacomodarme", contó Djokovic ayer a la prensa, mientras se prepara para la gira asiática.

"Para ser honesto, estoy buscando con ansias la forma de lograr la paz y frescura en mi mente para poder volver a disfrutar de estar en una cancha de tenis", agregó, en una frase alarmante para un Circuito que lo tiene como su máxima figura.

"Sufrí en los Juegos Olímpicos, tuve un par de lesiones", reconoció el serbio, y agregó: "La final del US Open fue genial considerando las circunstancias que viví antes, así que fue un período muy turbulento para mí", concluyó.

40-3
Antes de Roland Garros. El arranque de año fue apabullante, y perdió solo tres partidos –en uno se retiró por una infección en un ojo–. En ese interín sumó 6 títulos
13-3
Después de Roland Garros. Djokovic apenas jugó cuatro torneos (Wimbledon, Toronto, Río y US Open). Solo ganó la cita canadiense.
52-0
Récord invicto. Entre la derrota con Federer en Cincinnati 2015 y la derrota ante Jiri Vesely en Monte Carlo 2016, Djokovic no perdió partidos de eliminación directa (no se cuenta la derrota del Masters en fase de grupos ante Federer. De ahí en más el récord fue 29-5