Dinámica europea en Los Céspedes

Asumió el nuevo cuerpo técnico en Nacional y el primer movimiento con pelota fue de mucha intensidad

Juan José Díaz
Twitter/diazjuanjose

Verlo a Gustavo Munúa con la campera de entrenador, con las manos en los bolsillos o repartiendo los chalecos, es raro. Todavía es más fuerte la imagen de él vestido de futbolista, con los guantes puestos y revolcándose de palo a palo. Parece que fue ayer que le tocó entrar en el Campín de Bogotá para ocupar el lugar de Álvaro Escames que había sido expulsado en un partido contra Millonarios por la Copa Libertadores de 1997. Ahí debutó como golero de Nacional. Y en un abrir y cerrar de ojos se transformó en el técnico tricolor.

Empezó una nueva etapa. Para él y para los integrantes del plantel, que hasta hace 15 días compartían bromas de vestuario con el capitán y ahora, por lo pronto, se cambian en vestuarios separados. "Tenemos que dirigirnos a él con el respeto que merece un entrenador" dijo Gonzalo Porras a Referí, mientras que Gabriel Araujo, golero de 22 años que compartía diariamente el entrenamiento específico con Gustavo, señaló que "tiene condiciones para dirigir, siempre estaba corrigiendo cosas".

En principio, Araujo pasará a ser el segundo golero tricolor: "Es un lindo desafío y a mi me va a servir un montón porque él fue arquero. Tiene carácter, personalidad y sabe mucho", dijo.

La era Munúa entrenador se puso en marcha ayer en Los Céspedes. Con mucha dinámica, con la intensidad que desde el primer día propuso Christian Berman, el ayudante técnico. Hizo el curso de entrenador en España y trabajó en juveniles de Southampton. Ese plus europeo es lo que intentará volcar en el plantel y se notó en el primer movimiento en espacio reducido.

"Muchachos, vamos a trabajar con intensidad"; "¡Buen pase, buena, eso es lo que estamos buscando!" arengó a los futbolistas. Los goleros Araujo y Diego Torres también participaron activamente del movimiento. Recibían el pase de sus compañeros y tenían que discernir rápidamente, como si los atosigara un delantero rival.

Berman les pidió que hablaran, que no se quedaran callados durante el movimiento: "Vamos a comunicarnos, nadie habla con nadie" les dijo y más tarde les insistió: "Hay que hablar un poquito más, solo uno o dos están hablando"; "intentamos darle circulación al balón y si nos presionan, cambiamos de frente".

La mañana empezó con la presentación formal del técnico a los jugadores. Estaban el dirigente Alejandro Orellano, el secretario técnico Juan Carlos Blanco y el gerente deportivo Alejandro Lembo.

Luego los futbolistas concurrieron al gimnasio y más tarde bajaron a la cancha principal de Los Céspedes. El médico deportólogo Edgardo Barbosa está a cargo de las evaluaciones físicas, pero no quiso brindar detalles a Referí: "Perdón, pero no puedo hablar", indicó.

Desde el lunes los jugadores se concentrarán dos semanas en el hotel Regency y desde allí se trasladarán a los entrenamientos.

No concurrió Nacho González

Alejandro Lembo le dijo a Ignacio González que no concurriera a los entrenamientos hasta que Munúa tome una decisión sobre su futuro. Su contrato vence a fin de mes.

Jorge Bava, que pensaba irse, ahora está dispuesto a renovar su contrato. Jorge Fucile y Carlos Valdés tienen licencia hasta el lunes. Entre los juveniles ascendidos se encuentra un nigeriano: Bruno Ibeh, volante.

Los mensajes de Gutiérrez

El dirigente José López Rubio publicó en Twitter los mensajes que Álvaro Gutiérrez les envió a él y a Eduardo Ache entre domingo y lunes: "Estoy en Arabia y aunque salgan fotos, aún no arreglé nada... Dice que la prensa lo da como un hecho. Yo te actualizo...". Y al presidente le escribió: "Eduardo, lo llame para decirle que muchas gracias pero no me espere mas... Nacional está por arriba de esta situación y ya necesita empezar a prepararse...".


Populares de la sección