Dilma pide “paz en los estadios”

La presidenta brasileña se pronunció tras los graves incidentes de este domingo y manifestó que está de acurdo con la presencia de policías en los estadios

La presidenta brasileña Dilma Rousseff pidió “paz en los estadios” tras los violentos incidentes ocurridos este domingo en el partido entre Atlético Paranaense y Vasco da Gama, entre simpatizantes de ambos equipos.

"Las escenas de peleas entre aficionados en el partido Atlético-PR vs Vasco son impactantes. Esta violencia va en contra de todo lo que creemos es el fútbol, un deporte de pasión, pero también de tolerancia”, expresó la mandataria en su Twitter.

Además, utilizó el hashtag #PazNosEstádios para manifestar su deseo de que haya paz en las tribunas.

El país del fútbol ya no puede vivir con la violencia en los estadios. #PazNosEstádios", escribió Rousseff.

La presidenta brasileña también se pronunció a favor de la presencia de policías en los estadios. "He hablado con el ministro Aldo Rebelo que sigue el caso, y se requiere la presencia de la policía en los estadios y el arresto flagrante en el caso de que haya violencia y la creación de un auxiliar de policía para frenar escenas como las de ayer", dijo, según informa As.com.

También propuso "la creación de una comisaría del hincha, para que escenas como las de este domingo sean cohibidas", pues "esa violencia va contra todo lo que creemos que es el fútbol, un deporte de pasión, pero también de tolerancia".

La condena de Rousseff se unió a la manifestada por el propio ministro Rebelo, quien mediante una nota oficial exigió hoy que los responsables por los incidentes sean "identificados y castigados".

La policía confirmó hoy que tres personas que participaron en la pelea han sido detenidas y serán acusadas de "intento de homicidio" y "asociación ilícita".

Los violentos enfrentamientos dejaron cuatro aficionados con graves heridas y provocó la suspensión temporal del partido de la última jornada del Campeonato Brasileño, que jugaban en la sureña ciudad de Joinville, ciudad del estado de Santa Catarina.

Los incidentes se registraron en el estadio Arena de Joinville en un partido decisivo para ambos equipos debido a que Atlético Paranaense necesitaba ganar para clasificarse a la Copa Libertadores y Vasco da Gama también para huir del descenso a la Segunda División.

El partido se reanudó después de una hora interrumpido y acabó con una sonora goleada del Atlético Paranaense por 5-1, que condenó al Vasco da Gama a la Segunda División y le valió al equipo de Paraná su clasificación para la Libertadores de 2014.

 

Graves incidentes en el fútbol brasileño

Populares de la sección

Comentarios