Diez frases y recuerdos de Paolo Montero

En una nota con La Nación, Montero habló de su nueva faceta como DT y recordó momentos de cuando jugaba

Paolo Montero pasa por un gran momento en el fútbol argentino, torneo en el que es entrenador de Rosario Central y en el que acaba de ganarle el clásico de Rosario a Newell's Old Boys.

Entrevistado por La Nación, el flamante entrenador recordó momentos de su carrera de futbolista y habló de su nueva faceta como DT, y también de futbolistas y técnicos.

Algunas de sus frases:

"Fijate la guapeza de esos jugadores, me acuerdo de Tevez... Darío Rodríguez le dio una patada que se escuchó en todo el Centenario. «Lo quebraste, Negro», le grité... Cuando Tevez se levantó lo miró fijo y después lo encaró todas las veces. «Lo hiciste enojar, Negro. Ahora estamos en el horno», le decía". Así recordó el partido por Eliminatorias para Alemania 2006.

"Messi la descose. ¿Sabés lo que es hacer 500 goles? Ponete a pensar... pero no pensés donde juega él... ¡¡Hasta en el barrio es imposible hacer 500 goles!! ¿Sabés el tiempo que te llevaría?"

"A Sabrina, nuestra nutricionista, le cuento que cuando jugábamos a las 4 de la tarde, almorzábamos todos juntos en una mesa larga en la que había 5 litros de vino. Y, casi todos, su copita se tomaban"

"Soy un convencido de que, por desgracia, al jugador sudamericano la vida ya le pegó. Por la clase social de donde viene, no procede de Puerto Norte, de San Isidro o de Palermo o de Recoleta... ¿entonces de dónde viene? De lo más profundo, y la vida ya le pegó".

"A mí molesta perder jugadores por protestar. ¡Antes pegá! Que te echen por una murra, como dicen ustedes, pero no por protestar".

"A mí me gustan los jugadores rebeldes. En un trabajo táctico específico, Lippi había pedido determinado movimiento y no salía. Entonces Ciro Ferrara le pidió permiso para opinar, sin sacarle autoridad, y Ciro explicó una variante que creía que podía ayudarnos. Lippi dijo que lo hiciéramos, salió bien, y tuvo la humildad de decir que así era mejor. Ése fue un gran aprendizaje".

"De mi época, los mejores fueron Francescoli y Rubén Sosa. Sosa la descosió en Italia, y Enzo, que llegó grande después de romperla en Francia, clasificó al Cagliari a una UEFA, que es como ganar 8 scudetti. Hoy el mejor es Luis, y en Uruguay dicen que es el mejor de los últimos 30 años", dijo cuando se le preguntó por el mejor uruguayo de la era moderna.

"Uruguay es un milagro... Es un país de ancianos, donde hay más mujeres que hombres, el porcentaje de adolescentes varones es bajísimo... y siguen saliendo jugadores. Saben que estamos entre dos potencias, y para que te vendan a vos, antes van a vender a 10 argentinos y a 100 brasileños. Entonces para destacarte y para que te vean, tenés que meter planchazos, patadas, codazos..."

"Sabés lo que me decían mis compañeros en la Juventus? '¿Para qué vas a tu selección?' Son 13.000 km, llegás, jugás pasado mañana, después volvés, a los dos días jugás de nuevo para tu club... Yo les intentaba explicar que cuando la patria te llama tenés que estar, pero nunca me entendían. Pienso que hoy a Dybala y a Higuaín les deben estar diciendo: '¿Para qué vas? ¿Para qué?'".

"(Paco Casal) Va a quedar en la historia como el representante más importante de la historia de Uruguay. Fue el que les abrió las puertas de Europa a los uruguayos. Todos cometemos errores, pero con él hay que ser agradecidos. Paco es muy discutido, también por el tema de la TV, y ahora creo que hay un conflicto con los jugadores por los derechos de imagen. Pero como representante, en Uruguay hubo un antes y un después de Paco.


Populares de la sección