Dieguito, el de siempre

Forlán no se guardó nada: habló de su futura etapa como padre, de la dupla técnica con su hermano y que debe salir a la calle camuflado
"Soy el Diego, el Dieguito de siempre, soy una persona normal"
Entrevista completa a Diego Forlán.
El regreso a Uruguay, su primer hijo, la seguridad, la selección, Peñarol y su futuro como director técnico, entre otros temas, en esta entrevista con Mariano López.

"Pah, me estás complicando...". Un auto detiene su marcha. El chofer no lo puede creer. Es Diego Forlán en la calle. El 10 posa rápido para la foto y acto seguido se pone una gorra de lana negra y lentes oscuros. Camuflado, sale rumbo a su vehículo para evitar la locura generalizada. La vida de ídolo tiene ciertos aspectos traumáticos.

"Para salir a la calle me tengo que camuflar. Si veo que hay mucha gente no bajo del auto. Si tengo que bajar trato de hacerlo camuflado, más en la calle, si entro a un lugar no pasa nada. En la calle la gente te ve y frenan los autos. Depende el día, el momento, el lugar", asume el nuevo ídolo de Peñarol que visitó El Observador.

Como cambiaron los tiempos. Antes Diego se tomaba el 306 para ir a Las Acacias. Ahora debe andar camuflado por la calle.

Pero así y todo se decidió a volver a las viejas fuentes, regresar al club de sus amores, a Peñarol.

El domingo la rompió contra Sud América en su primera gran actuación con los aurinegros. Así que ojo: Diego se destapó.

"Dirigir a la selección sería espectacular"
¿A Forlán le gustaría dirigir a la selección? "Me encantaría entrenar primera división. Y la selección sería espectacular pero hay que ir de a poquito. Sería un sueño", contestó el jugador, en entrevista con Mariano López.
A Forlán le "apasionaría" ser director técnico y, en ese caso, será en dupla con su hermano y con su padre como consejero. Santiago Alfaro sería el preparador físico.

La entrevista completa, aquí.

"Firmé por un año y medio por una cuestión de edad. Viste como es, venís de jugar en segunda, la gente habla, y es entendible; entonces me pareció coherente firmar así. Después claro que me encantaría seguir. Puedo jugar hasta los 40 o 41: si me da el físico me encantaría. Hay que ver como se da el momento del club, el momento mío. Es complicado decir cuándo parar porque uno siempre quiere más. Pero al día de hoy disfruto ser jugador", expresó el 10 en la nota.

Diego reveló sentirse extraño en los primeros partidos de Peñarol jugando sin gente. Pero todo cambió el fin de semana.

"Volver al Estadio con gente es otra cosa, es lo que uno soñaba; son las cosas que te motivan y te dan ganas de jugar al fútbol. Jugar contra El Tanque y Fénix sin público fue una sensación fea".

Forlán dijo que el equipo está en proceso de adaptación. "Poco a poco nos entendemos mejor; es normal, vamos en la quinta fecha. Llevamos tiempo juntos pero no tanto tiempo jugando partidos".

Diego dijo que, al margen de su trayectoria, los rivales juegan su partido y nadie le va a regalar nada. "Cada uno hace su partido; no van a permitirme hacer mi juego. He recibido patadas".

Donde si se inicia una lucha es cuando termina el partido. Es que la mayoría se muere por tener la camiseta de Diego.

"A algunos los conozco y en el entretiempo cuando me voy me preguntan si me la pidió alguien y si no tengo problemas le doy la camiseta. Con Messi no te queda otra que pedirle al inicio del partido porque si no sos boleta. Los que me pidieron la camiseta no eran los que me marcaban".

Al margen de que está jugando y el fin de semana dejó en claro su nivel, Forlán piensa en el futuro. "Estoy haciendo el curso; ahora, si voy a ser director técnico no lo sé. Algo voy a hacer cuando deje de jugar. Me encantaría ser entrenador. Me apasiona, me interesa. Seguro voy a dirigir con mi hermano en dupla. Mi viejo como un consejero. Los amigos de mi viejo para estar con un grupo de trabajo. Me encantaría entrenar primera división. Uno busca desafíos y objetivos".

En la nota con Mariano López se tocaron otros temas vinculados a la sociedad como la seguridad.

"Cambió la ciudad. Prendés la televisión y ves los noticieros y siempre hay alguna situación de inseguridad. Uno en la calle va prestando mucha más atención. Me recuerda a mi etapa en Argentina y es una lástima. Empecé a ver más patrulleros en la calle; ojalá que haya muchos más para sentirse más seguro". Diego reveló estar viviendo en su vieja casa de siempre: "Estoy viviendo en mi casa. En Japón era un departamento espectacular pero no la sentís tú casa, estar en tú casa con todo arreglado es otra cosa. Nos casamos e hicimos todo: en realidad fue Paz la que acondicionó todo". Antes de camuflarse para eludir el acoso de los fanáticos, el 10 disparó: "Soy el Diego, el Dieguito de siempre, soy una persona normal". l


Populares de la sección