Diego revolucionó Nápoles tras 22 años

Maradona volvió a la ciudad en la que brilló con Napoli para dar su versión de que no le debe nada al fisco italiano que lo acusa de no pagar unos 30 millones de euros por concepto de IRPF y sus intereses

Tenía 23 años cuando llegó por primera vez a Nápoles y pese a que arribaba de un club histórico como Barcelona, no dejó de sorprenderse con la devoción que los seguidores de Napoli, el principal club de esa ciudad, tenían hacia el fútbol y en particular, con él.

Obviamente que en base a un fútbol exquisito se fue ganando más aún el corazón de esos tifosi que lo veneran aún hoy.

Por eso el lunes, cuando regresó a la ciudad tras 22 años de ausencia, no sorprendió que una gran cantidad de gente saliera a la calle para ir hasta el Hotel Royal Continental. Y él salió al balcón victorioso para saludar.

La otra historia
Maradona llegó el lunes a Italia procedente de Dubái, para aclarar sus problemas con el fisco italiano, que le reclama más de 30 millones de euros por unos supuestos impuestos no pagados en la época en la que era jugador.

Le estaba esperando su abogado Angelo Pisani.

Desde 2009, el Pibe de Oro no pisaba territorio italiano, ya que en sus anteriores viajes la Guardia de Finanza italiana (Policía financiera) había actuado para recaudar parte de la cantidad que se le reclama.

El regreso de Maradona a Italia llega después de que la Agencia Tributaria italiana desmintiese que la deuda del exfutbolista haya quedado anulada como anunció su abogado.

El fisco reclama a Maradona más de 30 millones de euros, por la falta de pago del impuesto de las personas físicas IRPF entre los años 1985 y 1990, cuando el argentino jugaba en Napoli, una deuda que era en un principio de 13.000 millones de las viejas liras y que ha aumentado al sumarse los intereses por la demora del pago.

En sus últimos viajes a Italia, Hacienda había intentado cobrar sus deudas incautando los objetos de valor de Maradona, por lo que el exfutbolista se había visto obligado a no regresar.

En 2005, Hacienda italiana incautó el dinero que Maradona había recibido por su participación en el programa “Ballando con le stelle” (Bailando con las estrellas).

Un año después, agentes de la Policía financiera le incautaron dos relojes valorados en 7.000 euros, mientras que en 2007, cuando Maradona viajó a Italia para pasar unos días en un balneario le requisaron unos pendientes que después fueron subastados por un valor de 25.000 euros.

La idea de Maradona es blanquear esta situación y buscarle una solución al tema, ya que desde siempre aduce que él no tiene nada que ver. En Nápoles, pese a  todo, es una fiesta.


Populares de la sección

Comentarios