Diego Godín, el héroe discreto que sacó campeón al Atlético

Podía pasar desapercibido frente a estrellas como Diego Costa o David Villa, hasta que este sábado convirtió el gol que le dio la décima Liga española a los colchoneros

Diego Godín es uno de los héroes discretos de la época dorada que vive el Atlético Madrid con seis títulos en cuatro años. Pero este sábado saltó al primer plano con un cabezazo histórico en el Camp Nou que dio la décima Liga española a los colchoneros.

En el minuto 49 de la "final" por la Liga que jugaron este sábado el Barcelona y el Atlético, el internacional celeste se elevó y conectó con la cabeza un remate tras el saque de un córner por parte del capitán Gabi para empatar el partido (1-1), lo que a la postre supuso el título rojiblanco.

"Hemos luchado todo el año, hemos hecho un trabajo impresionante. Aguantar ante dos equipos como el Real Madrid y el Barcelona es difícil. Lo merecimos en todo momento", fueron las primeras palabras de Godín, con la voz quebrada por la emoción, en el mismo césped del Camp Nou.

Una zaga sobria y segura

Eclipsado por las estrellas del equipo como el hispano-brasileño Diego Costa, el turco Arda Turan o el español David Villa, Godín forma con el brasileño Miranda una pareja de centrales sobria, compenetrada, autoritaria y muy segura.

Sin duda, junto con el portero internacional belga Thibaut Courtois y los laterales Juanfran Torres y el brasileño Filipe Luis, una zaga de garantías, la primera de las claves del éxito rojiblanco, capitaneado desde el banquillo por el argentino Diego Pablo Simeone.

Pero tanto el internacional brasileño, no convocado para el Mundial, como Godín, un fijo en Uruguay, se guardan siempre un as en la manga, sus sorprendentes remates de cabeza.

Si en la final de la Copa del Rey 2013 en el Santiago Bernabéu fue Miranda el que conectó un cabezazo para dar un histórico triunfo al cuadro rojiblanco ante el gran rival, esta vez fue el turno de su compañero.

La historia de Godín

Godín, de 28 años, llegó al Atlético de Madrid en 2010 procedente del Villarreal, donde había jugado tres temporadas tras darse a conocer en su país, en Cerro y Nacional. En el equipo castellonense se convirtió en uno de los defensas más deseados por los grandes del fútbol europeo.

Finalmente fue el Atlético el que se hizo con sus servicios del que fuera uno de los mejores nadadores infantiles de Uruguay. Desde su llegada ha sido un fijo en las alineaciones, con más de 120 partidos disputados en cuatro años.

Nacido en Rosario, el "Faraón" es un central de pundonor, bueno en el corte, impetuoso y sobresaliente en el juego aéreo, tanto en ataque como en defensa (mide 1,83 metros).

Con la selección uruguaya es también uno de los baluartes de Óscar Tabárez. Ha disputado 76 encuentros (3 goles) y en su palmarés brilla la Copa de América 2011 y el cuarto puesto en el Mundial de Sudáfrica, un año antes.

"Es difícil entrar en un campo y pasarlo bien, se corre mucho, se exige mucho, vamos al límite y hay mucho estrés. Disfruto entre comillas", dijo Godín en una entrevista en enero, una declaración que refleja a la perfección su manera de vivir el fútbol.

Sufriendo para triunfar, al uruguayo se le acumulan los retos. El próximo, la final de la Liga de Campeones ante el Real Madrid el próximo sábado en Lisboa, y en menos de un mes nada más y nada menos que el Mundial de Brasil con Uruguay.


Fuente: AFP

Populares de la sección

Comentarios