“Dicen cosas para alimentar el personaje que se ve que vende”

Juan Ramón Carrasco, el nuevo técnico de Danubio, en un mano a mano con El Observador

En su presentación habló de que no es mago y que hay que esperar, pero en su primer entrenamiento arrancó para adelante.

El sistema no hace magia. Pero arrancó para adelante.
No, el tema es que no estaban los defensas, estaban en la selección. Entonces tratamos de hacer ahora de mitad de cancha hacia delante. Cuando tengamos todo el plantel, que ya hablamos de tenerlos porque estamos en una situación especial, y respetablemente nuestra forma de trabajar es diferente.

¿Pero si hubiese contado con todo el plantel empezaba con los delanteros?
No, no, trabajaría un equipo azul y otro rojo. Dos equipos. Se trabaja todo, en lo defensivo, en mitad de cancha y en ataque. Como nos gusta a nosotros. Después todos los jugadores están en el mismo nivel de aprendizaje.

¿Le preocupa la cantidad de goles que recibió el equipo en estas primeras tres fechas?
Yo miro de acá para adelante. Ya está, acá ahora necesitamos trabajar con todos. Lo que sí nos preocupa es el poco tiempo, porque tenemos muchas cosas y hay que buscar el ingenio y como les dijimos a ellos, el que mejor se aplique, el que más rápido aprenda las lecciones es el que tendrá más posibilidades de jugar.

Sigue jugando el funcionamiento entonces.
Como siempre, sí, sí.

En sus primeros trabajos comenzó a transmitir las jugadas.
Claro, para hacerle entender a los jugadores que, con matices, en algunas cosas somos radicales y en otras no tanto. Es claro que no tiene esa metodología de trabajo y por eso es como en la escuela, empezamos por la tabla del dos.

Ensayó varias veces.
Sí pero no los quiero abrumar con insertarles todo ahora sobre el funcionamiento cuando tienen otra costumbre.

¿Qué puede decir de los jugadores con los que trabajó, piensa que hay material?
El material siempre está. Si vos estás en Primera se supone que tenés condiciones. Y acá en Danubio la filosofía es el buen fútbol, que es lo que nosotros proponemos siempre.

Es consciente de que fue extraño escucharlo hablar en su presentación de un Danubio conservador.
No, no dijimos conservador. Yo entiendo que por ahí dicen el tiki-tiki. Esperamos, porque uno nota en la calle esa efervescencia de que bueno Juan, ese es el equipo o llegaste al lugar que todos queríamos. Imaginate que si lo hiciste acá, si lo hiciste allá, este es el club. Yo creo que el enemigo hoy es el tiempo. Tenemos que ir de a poco: por eso pedimos paciencia o que no esperen grandes cosas… De momento tenemos que ser más precavidos, un poco de desaceleración. Hay que quitarle un poco de ritmo, ser más anunciado, un poco más de pausa y eso te da lugar a quedar menos expuesto, a que te tomen mal parado.

¿Esto quiere decir que no se va a ver buen fútbol?
Yo no hago ni fútbol bonito ni vistoso, es un fútbol rápido, dinámico, obsesivo por el gol. No es fácil, es de mucho trabajo, por eso pedí paciencia, que no piensen que van a arrancar con goleadas.

Usted siempre dijo que vende un envase que es fútbol. ¿Lo trajo acá a Danubio?
Y bueno esa es mi filosofía. Yo creo que la filosofía es el sistema, después los resultados, los objetivos, cosas que uno va acreditando y que es por lo que te contratan.

¿El envase contiene todo, es decir que a determinados entrenamientos no va porque considera que no es necesario, que no concentra?
No, no, hay una confusión, hay una confusión… Así como decimos que la idea es diferente, la metodología de trabajo es diferente también. Pero eso no quiere decir que si yo no vengo me estoy rascando. Estoy haciendo cosas que por ahí no tengo que mostrar, como mirar videos. Dicen cosas para alimentar el personaje que se ve que vende. Aunque no haga cosas se inventan. Si miramos para atrás creo que alguna cosa importante hemos hecho y no creo que en todos los lugares que estuve puedan decir que Carrasco falta a los entrenamientos o no le gusta trabajar. Así que todo eso otro que folcklóricamente se maneja no es correcto.

¿Por qué un año de contrato? Ayer dijo que el macro proyecto queda para más adelante. ¿Es por las elecciones en Danubio?
Sí, sí, porque creo que no tenemos que hacer heredar a otra directiva si no somos de su gusto; por eso siempre hablamos hasta diciembre y porque también no estamos atados, comprometidos por si existe una oferta del exterior, que puede existir. Es el momento para sembrar, para plantar esa semillita, que nos conozcan y conocernos y a partir de ahí nos abocamos a ese macro proyecto.

¿Es consciente de que viene a un Danubio con una tribuna convulsionada y que el domingo en Jardines se hablaba de usted?
Son esos desafíos que te plantea la vida porque no es que vos elijas la vida diciendo quiero todo bello. Trataremos de capitalizar. Sabemos que es un momento muy especial y muy difícil del club; trataremos de estar a la altura y vamos a ver si maduramos o experimentamos y encaminemos a este Danubio que siempre estuvo acostumbrado a estar más arriba.

¿Qué trajo de Brasil?
De Brasil te puedo decir que muchas cosas, como de Ecuador. Ojalá mañana logremos clasificar a una copa internacional y tengamos la posibilidad de jugar en la altura porque creo que le sacamos bastante jugo. Son cosas que uno aprende. Y de Brasil está la posibilidad latente de volver, por eso el contrato hasta diciembre.

¿Qué Carrasco verá Danubio?
El de siempre.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios