Dibble no es Messi

Jugó un partido enorme, pero por sí solo no puede cambiar un partido; al equipo aurinegro le sigue faltando gestación de juego para que le llegue la pelota a sus puntas

Nicolás Dibble se colocó por tercera vez la camiseta de Peñarol. Ni siquiera pudo utilizar aún la oficial, ya que la están guardando para encuentros de esa clase. Sin embargo, el domingo hizo de todo contra Deportivo La Coruña. Encaró, enganchó, desbordó, metió centros para sus compañeros, se desdobló tanto en el medio como en ofensiva –ya que el técnico lo hizo jugar en esas dos posiciones–, y hasta ayudó en la marca. Claro que le faltó el gol, dirán los más pesimistas.

Demuestra con hechos por qué el club lo fue a buscar, pero también mostró una soledad enorme, sin un socio que dialogara el mismo idioma en esta Torre de Babel en que se ha convertido Peñarol con tantos jugadores nuevos. Por más desdoble y desmarque que logre, por más que sepa jugar sin la pelota, por más que intente por todos lados llegar al arco de enfrente, está claro que Dibble no es Messi y el primero en saberlo es el Polilla Da Silva.

Es claro que por sí solo este botija coloniense no puede cambiar el ritmo de un partido. Y menos cuando recién se comienza a conocer con todos sus compañeros.

De todas maneras, con su entrega, pero también con un juego vistoso y diferente, le dio un aire distinto a un equipo de Peñarol que de a poco intenta encontrarse en la cancha.

En otro orden, el debut del brasileño Bressan fue aceptable. Llegó apenas hace cuatro días y se retiró con molestias al igual que Carlos Valdez y Luis Urruti.

La voz del Polilla

"Hay que seguir mejorando mucho. Tenemos que mejorar en la creación. Nos está faltando y a eso nos abocaremos estos 15 días que nos faltan para la Sudamericna. En líneas generales me gustó el rendimiento, me quedo conforme", dijo Da Silva tras el encuentro.

Para el Polilla, "vamos por buen camino, me quedé muy contento básicamente por el primer tiempo en el que tuvimos un ritmo acorde al rival y nos generaron muy poco. En líneas generales estoy contento, muy satisfecho, más allá de que soy consciente de que tenemos que mejorar".

"Lo que sí me preocupa, como otro día en Chile fue que antes del minuto del segundo tiempo recibimos un gol y eso te complica el partido. Para generar tenemos que crear mucho más todavía".

Da Silva expresó además que "el tema seguridad nos preocupa a todos y el no saber cuándo arranca el torneo complica para trabajar. Si bien el 9 sabemos que debutamos en la copa, queremos saber cuándo vamos a debutar. El Uruguay sin fútbol es un país muy triste".


Populares de la sección

Acerca del autor