Dibble, delivery de ilusiones

Dueño de una gran versatilidad y enorme velocidad, se destacó en Plaza Colonia como la revelación del torneo luego de haber trabajado entregando pizzas, en una carnicería y como herrero

Dejó el fútbol en varias ocasiones y por distintos motivos. Pero como muchas cosas en la vida, este hermoso deporte le dio revancha y en más de una ocasión.

Nicolás Dibble comenzó desde muy chico a jugar en Peñarol de Colonia. Eran épocas de baby fútbol y con 6 años se calzó la camiseta mirasol de esas tierras.

Luego de años en los que cosechó copas también con el baby de Plaza y de Juventud de Colonia, lo vieron defendiendo a la selección de su departamento cuando formaba delantera con Octavio Colo, el actual futbolista de Peñarol, y lo llevaron a Nacional. Fue a prueba y la pasó. Se quedó en la Séptima y cuando tenía todo arreglado para quedarse en la casa de los juveniles albos, su tía –quien vivía en la capital– le dijo que se fuera a vivir con ella.

"El tema es que enseguida le salió un trabajo en Punta del Este y se fue. Entonces volví a Colonia y de allí me venía todos los días", comentó Dibble a Referí.

Al mismo tiempo estudiaba de mañana en el liceo, por lo que a las 12 se tomaba el ómnibus para la capital. Era demasiado. "La verdad es que fue muy cansador y no fui más para Nacional", agregó.

El delantero, transformado en la gran revelación de este Uruguayo que terminó, recordó que estuvo un año parado por decisión propia "luego de hablar" con su padre.

Esas son decisiones que se toman en la intimidad de la familia. Con el mismo viejo al cual él de niño acompañaba a vender ropa "para ayudar en el día a día. Mi vieja concina muy bien y trabaja en un restorán, además de ser ama de casa".

Entonces le picó el bichito del fútbol y volvió. "Empece a entrenar en una escuelita y surgió la posibilidad de ir a Defensor Spor
ting". Otra vez, a prueba. Otra vez, la superó. "Hice amistad con (Juan) Ahuntchain y fui campeón uruguayo en Quinta. Le ganamos a River en el Pichincha y ya habíamos dado la vuelta, pero River reclamó y el juez nos hizo jugar 5 minutos más. ¡Increíble!". Ganaron 2-1 con un gol con su sello.

En Cuarta estuvo con Ricardo Meroni y con Fernando Curutchet, otro que hoy está en Peñarol.

Pero por distintos motivos, se fue dos veces del club. Y cuando quería volver, Ahuntchain era el que lo bancaba. "Si le preguntás a Ahuntchain a qué jugador le dio más oportunidades, te contesta: 'A Dibble'. Me llevaba a la casa para incentivarme y me decía: '¡Vamo' arriba, Nico. No me aflojes!'".

Entonces, volvió definitivamente a sus pagos, y empezó a entrenar en la Cuarta de Plaza, pero también a trabajar aparte. Fue delivery en una pizzería. "Repartía pizzas de noche en moto y de mañana entrenaba en Plaza", recuerda.

Pero no solo eso. También lo hizo en una carnicería. "Atendía y hacía el delivery. No cortaba la carne porque no sabía hacerlo".

Hasta que acudió a una nueva prueba más de la vida: trabajar en la construcción.

"Lo hice en la parte de herrería con autógena y todo. ¡Ojo conmigo! ¡Soy bravo; medio flaquito, pero voy pa' delante! Era sacrificado, pero ganaba buena plata. Hacía rejas, estribos, esas cosas", indicó.

A su novia Florencia la definió como "el sostén" de su vida. "Me ayudó mucho en mi carrera. Otro que es un gran amigo es Sebastián Urruti, el primo de Luis que ahora arregló con Peñarol. Con Luis jugamos juntos en la sub 18 de Colonia".

Carlos Manta y Chiqui García le cambiaron la cara al club. "Estábamos a punto de desafiliarnos por falta de dinero (cuando llegaron). Por suerte, seguimos y me ascendieron al plantel principal", dijo.

Dibble aseguró que con Gabriel Añón alternaba, pero fue la llegada de Eduardo Espinel lo que hizo que explotara en su juego.

"Eduardo fue determinante para mí. Y eso que cuando llegó no me tuvo en cuenta. Estuvimos 14 partidos invictos en la B, ascendimos y este año fue glorioso. Fue algo soñado haber sido campeón con Plaza y también clasificar a una copa continental por primera vez. Cuando fuimos a jugar ante Peñarol en su cancha, nos dijo: 'Cuando salgan, los van a silbar y a putear, pero después del partido, los van a aplaudir'. Y así fue. Fuimos el primer campeón en el Campeón del Siglo y la gente de Peñarol se portó muy bien", agregó.

Dibble dibuja fantasías en la cancha. Y la vida no le va en zaga.


NICOLÁS DIBBLE

FECHA DE NACIMIENTO: 27/5/1994

LUGAR DE NACIMIENTO: Colonia

TRAYECTORIA: Comenzó jugando en Peñarol de Colonia en baby fútbol en 2000 con 6 años. Luego defendió a Plaza Colonia en la categoría de 8 años y a Juventud de ese departamento. Jugó en la Séptima de Nacional de Montevideo, luego en las inferiores de Defensor hasta llegar a Plaza.


Populares de la sección

Acerca del autor