Díaz en la tierra del Chavo

Gustavo Díaz trabaja con suceso en Celaya de México, entre la inseguridad narco y un club modelo

"Acá hay episodios muy extraños, los cárteles dominan la ciudad y meten miedo. Sin tener nada que ver, te podés encontrar con situaciones de ajustes de cuentas en un restaurante o en un shopping. Nosotros teníamos un restaurante donde íbamos a comer casi siempre con el equipo. Un día que justo no fuimos, ejecutaron a dos personas que estaban cenando. Los cárteles operan así. Al resto de la gente no le hicieron nada, se pararon y ejecutaron a dos en el medio de un restaurante de clase, en un barrio caro. Quedó todo clausurado", cuenta el entrenador uruguayo Gustavo Díaz.

El Chavo vive y trabaja en México, un país de enorme riqueza cultural, pero con una acentuada problemática con el narcotráfico.

Consolidado en Celaya del ascenso azteca, el Chavo está en su salsa. Encontró un equipo ordenado en sus finanzas, con una infraestructura envidiable y sin la presión de los gigantes del fútbol mexicano para tener la paciencia necesaria y desarrollar su fútbol.

Llegó con el equipo a punto de perder la categoría y lo salvó en su primera temporada. En la segunda, lo metió en los playoffs y quedó a un paso del ascenso, lo que se volvió el nuevo gran objetivo.

"Me llamó el dueño del equipo, que es Guillermo Lara, a través de Julio Gioscia (preparador físico uruguayo), que tiene mucha experiencia en el fútbol europeo. Ya cuando estuve en Nacional y jugamos en Toluca hubo un acercamiento y el año pasado nos llamó para ofrecernos el proyecto", explica el entrenador.

En el primer torneo, Celaya sumó 20 puntos y, sin el fantasma del descenso cerca, obtuvo 26 en el segundo para consolidarse.

Enclavado en el centro de México, a 40 kilómetros de Querétaro y a 280 del Distrito Federal, Celaya tiene 500 mil habitantes y 1.800 metros de altura, algo que Díaz ya conoce de su paso por Bolivia: "Nos llevamos bien con la altura, no la sentimos. Tuve la posibilidad de trabajar en Bolivia y la altura era mucho peor. La Paz o Potosí eran mucho peores. Cuando vas al DF o a Toluca que es más alto no lo sentís tanto y cuando bajás no tenés inconveniente. El clima en verano sí es insoportable y en invierno es más cómodo".

Díaz reconoce que la llegada de Diego Alonso y sus buenos resultados al frente de Pachuca le dieron un impulso a su trabajo: "El mercado del fútbol de México es muy particular y el trabajo fue muy bueno, hubo repercusión por lo que hicimos. Lo que Diego Alonso está haciendo en Pachuca nos permitió llegar a nosotros. El fútbol son momentos, el presente de Diego es muy bueno y el perfil que tenemos, compartido, nos dio la posibilidad a nosotros. Alonso nos dio una mano bárbara".

Los entrenadores jóvenes le dieron al fútbol mexicano una revolución, algo que Díaz coincide: "México demoró el cambio de estilos, Matías Almeyda en Chivas, Luis Zubeldía en Santos Laguna y Alonso en Pachuca, trajeron un fútbol más dinámico".

Díaz, que se prepara para el homenaje que Celaya le hará a Emilio Butragueño (que fue dirigido en el club mexicano por Juan Ahuntchain junto a otros dos ex Real Madrid como Hugo Sánchez y Michel), dice que aún no se adaptó a la comida y eso lo padece: "Cuando dicen que la comida no pica, pica muchísimo, cuando dicen que sí, es insoportable. Al principio no probaba nada por miedo y me cuesta entender la cultura que tienen ellos. Mis jugadores desayunaban trozos de panceta con huevos fritos. Era imposible meterles una fruta de mañana y estamos en ese cambio".

Está solo en México

Díaz está en México únicamente acompañado por Julio Gioscia y Adrián Secondo y por tres extranjeros: "El entrenador alterno es el brasileño Luiz Ribeiro, el de arqueros es un mexicano que se llama Juan José Flores y está el argentino Ariel "Chupa" López. Mi familia está en Montevideo. Tengo una hija de 11 años y por el colegio el calendario es otro. Con la madre decidimos que no. Ellas viajan frecuentemente y la nena extraña mucho. Con mi mujer llevo 16 años de casados así que imaginalo (risas): si estoy mucho tiempo en casa ella empieza a mandar los currículums para que me vaya al exterior (risas)".

Quiere sumar uruguayos

"Quiero algún jugador uruguayo. En el semestre anterior quisimos llevar a Federico Pintos y no se pudo, pero queremos abrir el mercado del ascenso para los jugadores uruguayos".

El estilo

"Me gustan los equipos que son protagonistas, los equipos que presionan y atacan sobre el rival. El gran tema es ver donde se presiona para que el rival se sienta ahogado".

Dos salidas polémicas: Defensor y Nacional

Díaz tuvo tiempo para hablar de su polémica salida de Defensor Sporting para llegar a Nacional y de cómo fue cesado por el equipo tricolor: "Cuando algo no nace bien no termina bien. Mi error fundamental fue irme como me fui de Defensor Sporting y llegar como llegué a Nacional, pero yo considero que el fútbol son momentos y tenés que decidir rápido. Nos fuimos mal y llegamos mal. Nos fuimos siendo primeros en la Copa Libertadores, le habíamos ganado a Toluca en México y liderando el grupo, pero el empate con Cerro Largo en Melo dio por terminado nuestro ciclo".



Populares de la sección

Acerca del autor