Día de los sueños aurinegros

Diego Forlán firmó en el Palacio Peñarol como nuevo jugador de Peñarol, hasta diciembre de 2016 y dijo que jugar con la camiseta de sus amores fue la única motivación necesaria para llegar

El viernes fue el día de los sueños para todos los hinchas de Peñarol; de un lado los poderosos, los que toman decisiones importantes y del otro los que pagan la cuota social o la entrada para ver al equipo de sus amores.

Unos estuvieron dentro del Palacio Peñarol y otros afuera, desafiando al frío de julio buscando la firma o la foto con el ídolo.

Diego Forlán fue presentado como nuevo jugador de Peñarol hasta diciembre de 2016 y se reencontró con una camiseta que vistió a principios de la década de 1990, cuando tuvo un paso de algunos meses por la Quinta División mirasol.

Pactada para la hora 13.30, la presentación se dilató y comenzó casi una hora luego de lo estipulado, lo que generó malestar en algunos periodistas apurados y ansiedad en los niños que, aprovechando las vacaciones de julio, le pidieron a sus padres acercarse para ver al mejor jugador del Mundial de Sudáfrica.

El museo de Peñarol, donde descansan las copas que edificaron la gloria del club, fue el lugar reservado para bautizar a Forlán con los colores oro y carbón.

Con el correr de los minutos, la música de Bob Marley que recibió a los periodistas dio paso al himno del club a ritmo de murga.

Diego Forlán llegó al Palacio Peñarol e ingresó al recinto por una puerta lateral junto a su padre, Pablo Forlán, y su hermano del mismo nombre, encargado de la representación del delantero junto a Daniel Bolotnicoff.

En la sala donde habitualmente sesiona el Consejo Directivo del club, Juan Pedro Damiani, Rodolfo Catino, Ignacio Ruglio, Edgar Welker y Marcelo Areco aguardaban por la llegada del delantero para la firma del contrato, mientras que Juan Ahuntchaín y Fernando Morena ajustaban los detalles previos.

forlan
Diego Forlán fue presentado en Peñarol
Diego Forlán fue presentado en Peñarol

Algunos hinchas con patente pudieron ingresar al recinto para la presentación, como el histórico Pepe Larriera, quien esperó a un costado la llegada del futbolista y lo saludó con un beso.

La cara de Forlán era de caricatura y evidenciaba la alegría de cumplir con el sueño del pibe que fue en algún momento.

El Balón de Oro del Mundial 2010 y dos veces Pichichi de la liga española saludó a todos los periodistas y se fundió en un abrazo con Fernando Morena, a quien luego reconoció haber visto y festejado sus goles.

El presidente del club, Juan Pedro Damiani, tomó la palabra y afirmó: "La llegada de Diego es una ilusión muy grande que tenía la institución. Cuando fue nombrado el mejor jugador del mundial dijo, en ese profesionalismo que rodea a las figuras tan grandes como Diego, que las únicas dos camisetas que besa son las de Peñarol y de Uruguay. Sin dudas marcó claramente el destino que tenía que darse. Vino a jugar al club de sus amores en plenitud. Cumple un sueño que tenía de niño. Él me decía que quería jugar en Peñarol y hacer historia, romperla, y me dijo una cosa que me quedó marcada. Cuando los clubes inauguran estadios vienen círculos virtuosos muy importantes y que él quería participar de eso".

A la hora de hablar, Forlán disfrutó de cada palabra como si las hubiese ensayado, como si su mente repitiera el guión escrito por sus sentimientos.

Porque cuando habla el corazón no hay que pensar en verbos, sólo hay que abrir la boca.

Así se estampa la 10 de Diego Forlán en Peñarol
Así se estampa la 10 de Diego Forlán en Peñarol

"Agradezco a toda la institución, a Juan Pedro (Damiani), a Edgar (Welker) y a todas las personas con las que pude hablar. Tengo la oportunidad de ponerme la camiseta que siempre soñé. La vestí en juveniles y lo disfruté. Ahora tener la chance de jugar en el equipo mayor, es un sueño hecho realidad. Me encuentra en un buen momento y con muchas ganas de poder aportar lo mío, de este deporte que tanto me gusta. Quiero disfrutar y si lo hago jugando, también lo hará la gente de Peñarol. Esperamos poder ser campeones", fueron las primeras palabras de Forlán, que luego recibió una camiseta con su nombre y el "misión cumplida" de Damiani.

Consultado sobre la pretemporada interrumpida que tendrá con los aurinegros debido a su viaje a Rusia, Forlán agregó: "El 25 de julio tengo que estar en Rusia por el sorteo del mundial y el homenaje, es una situación muy linda, pero que cae justo en momento tan importante como la pretemporada. El 27 ya estoy acá para juntarme lo más rápido que pueda con mis compañeros y trabajar la idea de juego que tenga Bengoechea".

"Le quiero agradecer a todos ustedes por venir y a Peñarol por darme la chance de jugar en el equipo que soñé desde que era chico".
A la hora de hablar del nivel del fútbol uruguayo y sus motivaciones para volver, el delantero fue contundente: "El fútbol es muy opinable. El nuestro me encanta. Es el que tenemos y cada uno con lo suyo. Yo vengo con ilusión y tengo mil razones para motivarme. Llegar a la casa donde tu viejo hizo historia es una motivación especial. Tuve la oportunidad de ver a Morena, gritar sus goles y que esté acá es un orgullo. Ponerse la camiseta que sos hincha toda tu vida es suficiente para venir".

Forlán será un referente del actual plantel de Peñarol junto a Carlos Valdez, Luis Aguiar y Marcelo Zalayeta, en un proceso de renovación donde el club cimenta su riqueza en potenciar juveniles.

forlan
La 10 de Forlán
La 10 de Forlán

"Con Marcelo y Carlitos tuve la posibilidad de jugar en la selección y es un orgullo volver a compartir equipo. Marcelo es un clase A. Siempre me sentí muy cómodo jugando con él", dijo la nueva incorporación mirasol.

Profesional al máximo y ejemplo de comportamiento, Forlán también juega su partido fuera de la cancha y Juan Román Riquelme –con quien comparte representante– manifestó su deseo de volver a encontrarse: "Riquelme es un gran amigo y un excelente jugador, disfruté jugando junto a él y lo sufrí en contra. Soy agradecido a sus palabras".

"Me pude poner esta camiseta de juvenil y será un orgullo muy grande vestir estos colores en el equipo mayor"

Forlán cerró el encuentro con la prensa evitando hablar de sus metas deportivas: "Las metas personales me las quiero guardar para mí y no hablar de más. Quiero ser feliz, dar lo mejor y poder disfrutarlo". Diego volvió a su primer amor y ayer se dio el gusto de besar el escudo. Ese que dijo besar en 2011 cuando los hinchas de Atlético de Madrid le pedían un acto de demagogia al que no está acostumbrado.

Forlán se dio un gusto que esperó más de dos décadas. Los hinchas y la pelota, agradecidos.


Populares de la sección

Acerca del autor