Di Canio, el técnico fascista de Sunderland

El italiano asumió de forma oficial su cargo en el equipo de la Premier en medio de una polémica por su presunta ideología política que ha provocado la división de los hinchas

El nuevo entrenador de Sunderland, Paolo Di Canio, asumió de forma oficial su cargo en el equipo de la Premier en medio de una polémica por su presunta ideología política que ha provocado la división de los hinchas.

El italiano, que jugó en varios equipos ingleses y en Lazio, celebró en el pasado goles con el brazo en alto y en 2005 declaró en una entrevista con una agencia de noticias italiana: "Soy fascista, no racista".

Su nombramiento el pasado domingo motivó la dimisión inmediata del vicesecretario de Sunderland, David Miliband, hermano del líder laborista en el Reino Unido (Ed Miliband), que alegó "las pasadas declaraciones de carácter político del nuevo entrenador".

En la rueda de prensa que Di Canio concedió a los medios, la primera en el cargo, el club no permitió preguntas que no tuvieran un carácter meramente deportivo.

No obstante, en un comunicado hecho público ayer, el entrenador italiano, de 44 años, se disculpó por el daño que pudieran haber causado sus palabras pero aseguró que éstas fueron tergiversadas.

"Expresé mi opinión hace muchos años y algunas partes se aprovecharon a conveniencia del medio. Se interpretó mi expresión de una manera muy negativa. Fue una entrevista larga y no fue justo", manifestó Di Canio.

El técnico cuenta con el apoyo del club inglés que, a través de la directora ejecutiva, Margaret Byrne, salió ayer en defensa de su nuevo fichaje y lamentó que "haya gente que intente convertir la contratación de un entrenador en un circo político".

"Cualquiera que le haya conocido personalmente, y nosotros lo hicimos en profundidad antes de ficharlo, sabrá que es un hombre honesto y de principios", subrayó Byrne en un comunicado que contrasta con la opinión de parte de la afición del club.

Por su parte, la Asociación de Mineros de Durham (DMA, por sus siglas en inglés), ligada históricamente al equipo, tildó la llegada del italiano de "traición y desgracia para todos aquellos que pelearon y murieron en la lucha contra el fascismo".

Su secretario general, Dave Hooper, pidió la retirada del estadio de Sunderland de una bandera que representa a los mineros y "su larga lucha por los derechos de la clase trabajadora, que fueron aniquilados por el fascismo".

No obstante, otra parte de la afición prefiere dejar la polémica a un lado y centrarse en la actuación que realice Di Canio al frente de Sunderland, que se encuentra a un solo punto de entrar en puestos de descenso.

"Dejad que haga su trabajo y juzgadlo por su habilidad para motivar al equipo y evitar el descenso", reclamó el seguidor Terry Reilly en la página web de la revista "A Love Supreme", dedicada a la hinchada del club. 


Fuente: EFE

Populares de la sección

Comentarios