Detuvieron al técnico de Fénix previo al partido con Nacional

Rosario Martínez fue conducido hasta la seccional 9a por un entredicho con la Policía cuando llegaba al Parque Central

El director técnico de Fénix, Rosario Martínez, fue detenido en la previa del partido ante Nacional en el Parque Central. Integrantes del club indicaron que un policía lo insultó cuando bajó del ómnibus que trasladaba al plantel del equipo de Capurro.

Martínez fue esposado y lo condujeron hasta la Seccional 9a, pero el motivo de la detención no fue explicado ni por la Policía ni por Fénix.


"¡No agarran a los chorros y detienen al técnico!", dijo Álvaro Chijane, presidente de Fénix, cuando ingresó al vestuario.

"¡Vamos, vámonos de acá!", dijo Chijane en el camarín albivioleta visiblemente molesto con lo ocurrido con la Policía que detuvo al entrenador de Fénix Rosario Martínez quien fue ingresado en una camioneta esposado.

Mientras eso sucedí a la hora 18.20, los jueces ya calentaban en la cancha y los arqueros de Nacional también.

El goleador de Fénix, Maximiliano Pérez mostró el tobillo izquierdo ensangrentado y una agresión que también sufrió.

"El chofer del ómnibus pidió dar otra vuelta y cuando Rosario se bajó un policía lo detuvo y lo insultó. Está en la Seccional 9ª. Si no lo sueltan, Fénix no se presenta", dijo Chijane.

Los dirigentes entraron a la cancha para dialogar con el árbitro –entre ellos, el presidente de Nacional, José Luis Rodríguez- para ver si se podía posponer algunos minutos el encuentro.

Rosario Martínez fue dejado en libertad y se trasladó hasta el Parque Central para dirigir el partido. Se confirma que el partido se posterga para la hora 20.15.

Embed

Más allá de esto, el dirigente de la Mutual Uruguaya de Futbolistas Profesionales, Fabián Pumar, ingresó al vestuario de Fénix para dialogar con los futbolistas ya que hay dos quienes fueron agredidos por la Policía: el propio Maxi Pérez y Cecilio Waterman.

Cuando un directivo ingresó a avisarle al plantel de Nacional que estaba calentando que faltaban más de 45 minutos para el inicio, Diego Polenta estalló e incluso insultó por la determinación.

"El partido se juega porque los futbolistas de Fénix quieren hacerlo. Si no, no se jugaba", dijo el dirigente de la Mutual, Fabián Pumar.

"El sistema hace que los jugadores queden a media cuadra del estadio entre la gente. Una negligencia total del Ministerio", dijo Pumar.

A su vez, el presidente de Fénix, Álvaro Chijane, sostuvo que "Rosario Martínez se debe presentar en la 9a después del partido, pero vamos a ir todos porque tenemos denuncias contra policías".

Por su parte, el presidente de Nacional, José Luis Rodríguez, habló de la molestia de Gustavo Munúa por el retraso: "Nacional no tuvo nada que ver en todo este problema. El técnico quería jugar a la hora 19, no 20.15", dijo el titular tricolor.

"Munúa dice que han calentado 3 veces para jugar el mismo partido", sostuvo José Luis Rodríguez.





Populares de la sección