"Después del Polilla se formó un cráter"

El presidente de Peñarol dijo que “a los jugadores se los ve nerviosos” y admitió que “el cambio de Gonçálvez era necesario porque no le veía rumbo”

El día después de la derrota por la Copa ante Santos Laguna, encontró al presidente de Peñarol Juan Pedro Damiani en Buenos Aires. Allí lo contactó El Observador.

¿Qué sentiemientos le despierta esta derrota ante Santos Laguna por la Copa?
Estoy muy amargado, con mucha bronca por la situación que atravesamos. No me gusta ver al hincha amargado y el martes se fue así del Estadio.

Es que se perdió sin atenuantes, no se puede decir nada de la derrota porque fue claro lo que se dio.
Eso está clarísimo. Las cosas no han salido últimamente y eso se vio el martes. El tema no es fácil.

¿Y qué es lo que sucede? ¿Le encuentra alguna explicación?
La verdad que no sé qué pasó. No sé si se hacen  las cosas mal en todos los estamentos del club. Después que se fue el Polilla (Da Silva), se formó un cráter, porque no es un pozo. Parece que todo saliera mal. Pero igualmente tengo fe en que Peñarol va a estar definiendo dentro de unos meses el Campeonato Uruguayo.

Su sensación es como que se perdió algo luego que se fue Da Silva.
Y... es lo que podemos ver últimamente. Pero ojo que no busco excusas, no me gusta buscarlas y menos en estos momentos.

Usted como presidente, ¿cómo ve a los jugadores?
Parece que los muchachos están  un poco nerviosos, no sé cómo definirlo. Ansiosos puede ser la palabra. Los malos resultados capaz que les juegan en contra y eso al final parece ser contraproducente en cuanto a su rendimiento en la cancha.

Pero como dice normalmente, el club hizo el esfuerzo económico.
Claro, eso es lo que de alguna manera nos amarga. El esfuerzo económico que realizamos es una teoría que no se ve reflejada en la práctica, al menos por el momento y por lo que hemos visto últimamente.

Por ahora no se pudo arreglar siquiera con el cambio de técnico. Se fue Tito Gonçálvez y vino Fossati, pero los resultados son similares.
Sí, puede ser. Yo al Tito lo quiero mucho y me demostró que es un hombre que quiere mucho a Peñarol, un tipo derecho.

Sí, pero llegó un momento en que decidieron cambiarlo por distintos motivos.
Es que el cambio de técnico era necesario. Hay que ver cómo estaba la situación adentro...

¿Cómo estaba?
La situación estaba fea. No tenía rumbo... Pero no quiero hablar de ese tema porque reitero que a Tito lo respeto muchísimo, más después que lo conocí a fondo.

Ahora quizás se vaya a apostar más a lo local que a lo internacional, lo mismo que en los últimos años.
Ahora esperamos ganar el domingo y viste cómo es el fútbol, en pocos días u horas, se puede cambiar la pisada y hasta el rumbo de todo. El tema es que hace tiempo que estamos esperando cambiar esa pisada y no se da nunca.


Populares de la sección

Comentarios