Despertó a tiempo

El elenco de Maroñas fue dominado en el primer tiempo pero los cambios tácticos de ambos entrenadores le dieron rédito a la franja y a seis minutos del final Carboni le dio la victoria

El fútbol muchas veces se construye de pequeños detalles que terminan definiendo la historia de un partido. Wanderers era el dueño absoluto del trámite. Tenía metido a Danubio en un gran problema. La franja no tenía forma de sacarse la presión de encima. El bohemio lo arrinconó contra su arco.

El planteo de Alfredo Arias fue claro. Cuando Marcelo Sosa y Canobbio tomaban la pelota tenían encima a Guzmán y Gagnebín. Conclusión: la cancha estaba inclinada para el arco danubiano.

 Con Maximiliano Rodríguez y Diego De Souza como dueños de la pelota, el gol del local era una simple cuestión de tiempo.

Pero la recompensa para el equipo que proponía recién llegó a once del final del primer tiempo.

La peinó Federico Rodríguez, la defensa danubiana quedó mal parada, y Maxi Rodríguez se fue expreso al gol para tocar al palo más lejano de Castillo.

Wanderers aprovechó el impacto que generó en su rival y lo metió contra las cuerdas. A los 36 Federico Rodríguez  no alcanzó a conectar de cabeza y a los 42 salvó Castillo primero y Jadson Viera después ante Cabrera.

Bien pudo sentenciar la historia el local, pero el fútbol tiene imponderables que cambian el trámite del juego.

A un minuto del final del descanso Carboni pivoteó y lanzó a Zunino. El centro lo cortó Rodríguez dando rebote y Matías Pérez se llevó la pelota por delante para igualar. Nada había hecho la franja para semejante premio más allá de un tiro libre de Canobbio.

Pero en el complemento se producen dos detalles que modifican la historia. El técnico de la franja, Leonardo Ramos, como vio que su equipo hacía agua atrás, modificó el fondo y paró línea de cuatro. Y después de una definición apenas afuera de Leal, el que movió piezas fue el DT de los bohemios, Alfredo Arias. A los 5 minutos mandó a Fernando Machaco por De Souza y Teliz por Olivera. No hizo más que romper una estructura que tenía armada y con funcionamiento pleno. Paró línea de tres en el fondo y Danubio se liberó. Con espacios la franja tomó las riendas y generó chances. Quedó la clara sensación de que estaba para cualquiera de los dos. Pero con la diferencia de que, mientras Canobbio tenía en Carboni a un aliado para jugar. Maxi Rodríguez perdió a De Souza.

A seis del final Mayada robó una pelota en la salida bohemia y habilitó a Carboni que la metió abajo y contra un palo para el delirio de la tribuna de la franja. El fútbol se construye de pequeños detalles y ayer quedó la sensación de que el partido lo perdió Wanderers.

Wanderers 1 – Danubio 2

Wanderers: Martín Rodríguez; Jonathan Sandoval, Marcelo Méndez, Martín Diaz y Maximiliano Olivera; Guzmán Pereira, Sebastián Gagnebín, Javier Cabrera y Diego De Souza; Maximiliano Rodríguez y Federico Rodríguez. Director Técnico: Alfredo Arias

Danubio: Juan Castillo; Emiliano Velázquez, Jadson Viera y Martin González, Matías Zunino, Marcelo Sosa, Fabián Canobbio y Matías Pérez; Hugo Soria; Leonardo Carboni y Sergio Leal. Director Técnico: Leonardo Ramos

Cambios en Wanderers: 51’ Emiliano Teliz por Maximiliano Olivera y Fernado Machado por Diego De Souza y 76’ Guilherme Guedes por Federico Rodríguez
Cambios en Danubio: 68’ Ignacio González por Sergio Leal, 82’ Camilo Mayada por Hugo Soria y 86’ Gonzalo Pérez por atías Pérez

Cancha: Parque Alfredo Viera
Árbitro: Roberto Silvera
Asistentes: Raúl Hartwig y Gustavo Maggiolo

Goles: 34’ Maximiliano Rodríguez (Wan), 44’ Matías Pérez y 84’ Leonardo Carboni (Dan)
Amarillas: Machado (Wan), Viera, E. Velásquez, M. Zunino y Martín González (Dan)


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios