Del deporte a la política, un salto de riesgo

Romario obtuvo una banca en el senado de Brasil y comenzará un camino que ya recorrieron, en ambas direcciones, varias personalidades del deporte aunque no todos tuvieron éxito

En un día clave para definir el futuro político de Uruguay, no se vislumbran deportistas que puedan llegar a cargos de importancia en el gobierno, más allá de que algunos protagonistas siempre apoyan la causa de algún partido.

La elección en Brasil determinó que, más allá que será un mano a mano entre Dilma Rouseff y Aécio Neves, el exfutbolista Romario, votado como mejor jugador del mundo en 1994, obtuvo 4.682.924 de votos, lo que le significó un lugar en el Senado de Brasil por los próximos ocho años, al tiempo que Bebeto, otro campeón del mundo, fue electo diputado.

En Argentina los casos son muchos, empezando por el gobernador de la Provincia de Buenos Aires y uno de los precandidatos presidenciales del oficialismo para las elecciones del 2015, Daniel Scioli, quien fue corredor de motonáutica y perdió su mano derecha el 4 de diciembre de 1989 en una competencia en el río Paraná.

La velocidad también movió la vida del senador Carlos Reutemann, quien tras abandonar la Fórmula Uno gobernó dos veces la provincia de Santa Fe.

Héctor “Pichi” Campana, varias veces internacional con la selección de básquetbol, fue vicegobernador en la provincia de Córdoba y Hugo Porta, histórico capitán de los Pumas, fue embajador en Sudáfrica durante la década de los años 1990.

Al mismo tiempo, la Secretaría de Deportes de Argentina fue ocupada por el exfutbolista Claudio Morresi y el medallista olímpico de regata Carlos Espínola.

En Uruguay se recuerdan los casos de Hugo De León y Enrique Saravia. El ex Nacional fue candidato a la Vicepresidencia en la fórmula del Partido Colorado en 2009 junto a Pedro Bordaberry.

Para estas elecciones, Enrique Saravia, actual presidente de la Mutual Uruguaya de Futbolistas Profesionales, es candidato a diputado por el Espacio Celeste con la lista 906, integrante del espacio oficialista Movimiento de Participación Popular.

El Ministerio de Juventud y Deportes de Venezuela, está a cargo de Antonio Álvarez, quien jugó en las Ligas Mayores de Béisbol estadounidense (MLB) con los Piratas de Pittsburgh y los Cachorros de Chicago.

Álvarez, quien tiene la particularidad de ser también cantante de reggaetón, ya recibió rasguños en política, pues antes de llegar al ministerio naufragó con su candidatura a la Alcaldía de Sucre.

El exbeisbolista asumió luego de la salida de Alejandra Benítez, esgrimista que participó en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, Pekín 2008 y Londres 2012.

La Alcaldía de Puerto La Cruz quedó en manos de Magglio Ordóñez, quien jugó con los Medias Blancas de Chicago y los Tigres de Detroit de las Grandes Ligas, mientras que por la Alcaldía de Caracas las urnas no le dieron suerte a Iván Olivares, integrantes de los recordados ‘héroes de Portland’, la selección venezolana que ganó el Sudamericano de 1991 y un año después jugó la final del Preolímpico en Estados Unidos.

En Bolivia, el Ministerio de Deporte es dirigido por el exfutbolista Tito Montaño Rivera. El viceministro es Carlos Borja, excapitán de la selección, que llegó al Parlamento en 2002 como diputado del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR).

En el 2004, Miguel Ángel Rimba fue elegido concejal y viceministro de Deporte desde 2010 hasta enero pasado. Otro exjugador de la selección boliviana, Milton Melgar, también fue viceministro de Deporte entre 2006 y 2008.

En Colombia la ex levantadora de pesas María Isabel Urrutia, primera medallista de oro olímpica de Colombia, llegó a la Cámara Baja en 2002 junto con el exfutbolista Willington Ortiz.

Ecuador también tradición de deportistas devenidos en políticos, aunque solo son futbolistas.
El actual ministro de Deporte de Ecuador es José Francisco Cevallos, arquero titular en el Mundial de 2002. A la Asamblea legislativa llegaron el máximo goleador de la selección, Agustín Delgado e Iván Hurtado, excapitán que tiene el récord de partidos jugados con el equipo tricolor, además de Ulises De la Cruz.

Chile no podía escapar a la tendencia y por eso Arturo Salah, exjugador y entrenador de la selección, ejerció como subsecretario de Deportes.

El mismo cargo político lo ocupó Jaime Pizarro, quien como jugador de Colo-Colo ganó la única Copa Libertadores, en 1991, y como entrenador dirigió la conquista del Apertura 2002.


Populares de la sección

Comentarios