Defensor se sacó un peso de encima

El violeta volvió al triunfo sufriendo y sus hinchas se enojaron con los jugadores

Faltan dos minutos para el final del partido en el Franzini. Juventud juega con 10 pero arrincona a Defensor contra su arco. Tiro libre para el elenco canario. La pelota va al segundo palo donde Falucho Silva, increíblemente solo, mete un cabezazo de gol que salva Campaña. Los hinchas violetas estallan. Desde atrás del arco se entona: “Pongan más huevo...”, y luego otro reclamo a modo de canto: “La camiseta violeta se tiene que transpirar, y si no, no se la pongan, vayánse, no roben más”. Defensor logró su primer triunfo en el Clausura  pero a sus hinchas les quedó un amargo sabor de boca.

Es que la imagen del final no fue buena. Y no es la primera vez que sucede. Inexplicablemente el equipo padece un bajón y cometen errores defensivos increíbles que, de no mediar Martín Campaña, ayer hubiesen significado otra derrota.

El primer tiempo fue de viola, guiada por De Arrascaeta y Gedoz. A los 11’ se puso en ventaja luego de un desborde de De Arrascaeta que conectó Pais en el segundo palo. Enseguida Risso puso a Gedoz de cara al gol. Y luego la viola entró en un letargo con distracciones como la que permitió la definición del defensa Rodríguez que salvó el travesaño.

A poco del final, De Arrascaeta aprovechó una pelota larga para poner el 2-0. El juego parecía sentenciado. Juventud dejaba la sensación de no tener peso ofensivo para llegar al empate. Pero el técnico Giordano se la jugó en el segundo tiempo. Mandó dos delanteros como Falucho Silva y Báez que metieron el partido en el terreno que más convenía. Empujar, meter, pelear con los defensas.

A los 10 minutos, Juventud tuvo el gol tres veces en una misma jugada. Defensor respondió con dos balones detenidos y se vino abajo peligrosamente. Entregó la pelota y cedió la iniciativa a su rival que con actitud lo puso en apuros.

A poco de la media hora presionaron a Arambarry, le robaron la pelota, y Báez metió un zapatazo para descontar.

La viola fue un saco de nervios. Dos minutos después del gol, Malvino tocó de cabeza atrás y obligó a Campaña a salvar ante Chivitate. Campaña evitó dos goles más antes de que empezaran a bajar los insultos de algunos hinchas violetas a sus propios jugadores.

Cuando Fedorczuk anunció cinco minutos de descuentos, muchos se tomaron la cabeza. Defensor llegó a su primer triunfo pidiendo la hora. El equipo dejó más dudas que certezas. 


Fuente: Jorge Señorans

Populares de la sección

Comentarios