Defensor perdió el tren

Wanderers le ganó al violeta a pura eficacia y lo sacó de la lucha en el torneo local
Embed

Sin el brillo de su estilo ni las ideas conceptuales de su juego plasmadas en el campo, Wanderers derrotó este viernes 3 a 2 a Defensor Sporting en el arranque de la novena fecha del Torneo Apertura y quedó provisionalmente como único escolta de Nacional.

Wanderers, un cultor del buen juego, de la posesión de la pelota y del fútbol ofensivo, se llevó los tres puntos a pura eficacia: generó cuatro chances de gol y metió tres mientras su rival generó 12 y solo pudo meter dos.

Defensor fue muy superior en el primer tiempo. Porque fue a buscar el partido allá a donde Wanderers más lo incomoda: en la salida desde su propio arco.

Sabedor de que el bohemio no saltea líneas sino que inicia sus ataques desde su exrtema defensa, el violeta salió a ejercer una presión alta con sus puntas sobre los zagueros rivales, sus volantes externos sobre los laterales y Mathías Cardacio sobre Diego Scotti cada vez que este se replegó a ofrecerse como salida.

¿Resultado? Wanderers no tuvo la pelota, se sintió incómodo y nunca encontró al Mago Santos para poner la pelota bajo su órbita.

Defensor, en cambio, abandonó su tradicional 4-2-3-1 para jugar 4-4-2 con Maxi Gómez y Romário Acuña en ataque.

El primero de ellos, el juvenil, fue quien llevó el pulso del partido. Pivoteó y abrió juego encontrando en Brian Lozano a su mejor socio. Ganó por aire y golpeó la portería de Leonardo Burián una y otra vez.

Pero el golero bohemio se mostró muy seguro.

Y además, la fortuna tiró sus dados: a los 36' un cabezazo de Gómez se estrelló en el palo mientras que a los 60', en una acción aislada, Diego Scotti abrió el marcador para Wanderers con un bombazo que se incrustó en el ángulo.

Cuando Defensor intentaba asimilar el impacto de la injusticia llegó el segundo tras jugada preparada en una pelota quieta que definió Maxi Olivera.

Entonces Juan Tejera tiró la toalla. Sacó a Romário, Cardacio y Felipe Rodríguez –los tres físicos más castigados por las lesiones en lo que va de la doble actividad– y empezó a pensar en la Copa Sudamericana.

Ni el descuento de penal de Lozano lo puso en partido porque poco después lo liquidó Kevin Ramírez.

Así se le fue el tren del Apertura al violeta. Y así se volvió a subir a la lucha Wanderers. Sin su fútbol atildado. Pero con una eficacia que lo hizo fuerte otra vez.



Populares de la sección

Acerca del autor