Defensor le ganó a Danubio

Con goles de Nicolás Olivera, el violeta, que jugó 53 minutos con 10 jugadores, venció 2-0 a los franjeados

Hay clubes que tienen determinadas características. En su formación, en la elección de los jugadores, en el perfil futbolístico van adquiriendo un sello futbolístico que los identifica. La historia de Danubio está marcada por el potrero. Los barrios de la zona son la fuente de jugadores que llevan el poder seductor del desparpajo a la cancha. La historia de Defensor es la cara opuesta. Es como que primero hay una responsabilidad que cumplir y después se deja librado el camino a la impronta.

Esa idiosincrasia se traslada a los hinchas. Se conoce al danubiano por su paladar. Quiere fútbol. Y aplaudirá siempre al botija de la cantera que se la come pero que intenta la moña. Con el parcial de la viola eso no corre. Ya andan algunos gritándole a De Arrascaeta para que largue la pelota. Son formas de sentir el juego, de vivirlo.

Y ayer estaba claro que, cuando expulsaron a Andrés Fleurquin a los 36 minutos del primer tiempo, el negocio era para Defensor Sporting. Usted se preguntará los motivos. Son claros: el partido iba al juego que mejor le sienta a la viola.

Es que, antes de esa media hora inicial, el elenco del Parque Rodó no estaba cómodo en Jardines. Danubio le había copado la parada. El local manejaba la pelota en el medio, abría la cancha con Tabárez por derecha y las subidas de Zunino por el otro sector. Y si bien la más clara la tuvo el botija Tabárez con una buena jugada colectiva, Defensor no estaba en el partido. Nicolás Olivera era presionado y poco podía hacer. Laxalt era figura nominal, De Arrascaeta parecía no haber asistido a Jardines, y quedaba solo Risso para pelear.

Pero mire como son las cosas. La expulsión de Fleurquin terminó favoreciendo al equipo de Tabaré Silva. Es que Defensor se refugió en su campo, cerró todos los caminos al arco de Campaña y quedó con espacios para aprovechar alguna oportunidad. Claro que hay que tener paciencia para jugar de esa forma. Pero fue ayudado por su rival. Si hay algo que no sabe hacer Danubio es enfrentar a los equipos que se cierran en el fondo. No es de ahora. Viene de años. Con espacios la franja te pinta la cara. Pero con un cuadro que se le cierra, se termina nublando.

Luego de la roja a Fleurquin, por doble amonestación, el técnico Tabaré Silva movió piezas. Reforzó el medio en detrimento de la ofensiva: puso a Pais por De Arrascaeta.

Y no tardó mucho en llegar el regalo que esperaba Defensor. Presión en zona media, Nico Olivera encará y Marcelo Sosa lo baja de atrás al borde del área. Un penal con barrera. La frutilla arriba de la torta que todos se quieren comer. Olivera no perdonó y decretó la apertura.

Y en Jardines las frases comenzaron a recorrer las tribunas: “Ahora no les entramos más. Estos te hacen un gol y fuiste”. Y fue lo que pasó. Defensor se metió en el fondo a tolerar que el local le apedreara el rancho.

Danubio fue un huracán en el inicio del segundo tiempo. Lo metió contra los palos a Defensor. Pero se chocó con Martín Campaña al que será complicado sacarlo del arco violeta.
A los 6 minutos sacó un remate de Zunino que derivó en un tiro de esquina donde Giménez metió un cabezazo con destino de red que volvió a tapar y en el rebote salvó de forma increíble ante Velázquez. Tres minutos más tarde contuvo otro cabezazo de Velázquez.
Cuando la viola pudo salir del ahogo inicial metió un tiro libre de Olivera que picó cerca.

Como las cosas no salían Leonardo Ramos mandó cambios. Mayada por Marcelo Sosa para dotar de mayor dinámica la zona de pasaje de la pelota y Nacho González por Matías Pérez para dejar menos gente atrás y cargar sobre el arco rival.

Pero no hubo caso. Danubio no encontró caminos para llegar a Campaña. Llegó hasta el área y se murió en su intrascendencia. No supo resolver. Y si falta Carboni, como ocurrió ayer, ni siquiera hay forma de pelear el partido por arriba. Hasta que a los 25 de la parte final Jiménez cometió penal sobre Aníbal Hernández y Olivera sentenció la historia cobrando la falta.

Defensor Sporting se volvió a llevar de Jardines otro triunfo de esos que se disfruta. Con un hombre menos. Con su sello, como lo marca la historia.

Danubio 0 - Defensor Sporting 2

Danubio: Juan Castillo; José María Giménez, Emiliano Velázquez y Fabricio Formiliano; Matías Pérez, Matías Zunino; Marcelo Sosa y Hugo Soria; Fabián Canobbio; Leonardo Melazzi y Marcelo Tabárez. Director Técnico: Leonardo Ramos

Defensor Sporting: Martín Campaña; Emilio Zeballos, Ramón Arias, Matías Malvino y Gastón Silva; Juan Carlos Amado, Andrés Fleurquin, Giorgian De Arrascaeta y Diego Laxalt; Nicolás Olivera e Ignacio Risso.. Director Técnico: Tabaré Silva

Cambios en Danubio: 58’ Ignacio González y Camilo Mayada por Matías Pérez y Marcelo Sosa y 64’ Gonzalo Pérez por Leonardo Melazzi

Cambios en Defensor Sporting:  39’ Leonardo Pais por Giorgian De Arrascaeta, 68’ Aníbal Hernández por Diego Laxalt y 73’ Maximiliano Callorda por Ignacio Risso

Cancha: Jardines del Hipódromo
Árbitro: Christian Ferreira
Asistentes: Miguel Nievas y Richard Trinidad

Goles: 41’ y 72’ Nicolás Olivera (el segundo de penal) (DS)
Expulsado: 37’ Andrés Fleurquin (DS)
Amonestados: M. Sosa, F. Formiliano, E. Velázquez e I. González (Dan); A. Fleurquin (DS)


Populares de la sección

Comentarios