Defensor empató con Olimpia

Los violetas igualaron 0 a 0 en el Estadio Luis Franzini; Nicolás Olivera sufrió fractura de clavícula

El fútbol es de los pocos deportes donde el débil muchas veces le puede ganar al fuerte o donde aquel que llega con dificultades termina sorprendido”, expresó el técnico de Uruguay, Oscar Tabárez, un día antes de la final de la Copa América que ganaron los celestes en Argentina. ¿A qué viene el concepto? A que Defensor Sporting, que contaba con el regreso de uno de sus máximos ídolos como Nicolás Olivera, que enfrentaba a un rival que la noche previa a viajar abandonó la concentración porque los jugadores llevan cuatro meses sin cobrar, terminó masticando la bronca de un empate que lo complica para entrar a la fase de grupo de la Copa Libertadores.

El fútbol es así. Impredecible por donde lo mire. La viola, que armó la fiesta, terminó penando la fractura de Olivera que deberá permanecer dos meses inactivo. Un costo demasiado elevado.

Durante todo el primer tiempo Defensor buscó la llave perdida en el césped del Franzini que le permitiera abrir la puerta que conducía al arco de Martín Silva.

Y pese a que estuvo cerca en tres oportunidades, los caminos permanecieron infranqueables.

Olimpia, con una línea de tres zagueros y un mediocampo con cinco volantes, se las ingenió para hacer negocio.

Es que Defensor solo inquietó por derecha cuando se juntaron Nicolás Olivera con Zeballos que se mostró siempre para salir. El resto apareció en cuentagotas. Muy poco de Hernández, apenas un remate cruzado a los 13 minutos que pasó cerca y un cabezazo de Risso que por poco no superó a Silva.

Con Olivera muy lejos del área  Risso quedó aislado y la pelota no le llegó clara.

La lucha se hizo en la zona central donde Olimpia propuso el partido.

Sobre el cierre del primer tiempo Jorge Báez le pegó un susto a la viola con un remate lejano.

En el cierre del primer tiempo apareció un protagonista inesperado que terminó condicionando la parte final: el tiempo. Se vino una tormenta de viento y lluvia que complicó aún más el panorama.

Sin cambios en los equipos, el complemento mantuvo las mismas características. Defensor con la iniciativa pero sin llegar a inquietar mayormente a Silva.

Todo muy anunciado, lento, sin la presión que acostumbra a ejercer la viola. La cancha se empezó a hacer pesada.

De lo poco inquietante fue una volea de Risso en el área ante un Olimpia pobre, de pocas luces y con escaso peso ofensivo.

Conforme el paso del tiempo, Defensor no tuvo más remedio que ir en procura del gol y generó espacios. El partido se hizo abierto pero sin acciones de peligro.

Pero todo se terminó de derrumbar con la salida de Nicolás Olivera. El emblema del equipo chocó con una zaguero y se terminó fracturando.

Y al margen de que Tabaré Silva metió cambios ofensivos para quebrar la resistencia del elenco paraguayo con los ingresos de Callorda y Luna, no hubo forma de modificar el panorama.

El cero dominó la escena de un partido aburrido, con escasas situaciones de gol y que se terminó de derrumbar en la parte complementaria donde generaron un par de chances cada uno.

En los minutos finales el elenco violeta, a puro arresto anímico, intentó llevarselo por delante al decano guaraní, pero no logró romper la resistencia de la visita.

Olimpia hizo negocio ante un Defensor que terminó penando la fractura de Olivera.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios