Decime qué se siente

Argentinos y brasileños ya se cruzaron y hoy se miden en básquetbol
Trompadas en un partido de Juan Martín Del Potro. Discusiones acaloradas en juego de hándbol. Cantos y bromas. Mucha cerveza de por medio.

Las hinchadas de Argentina y Brasil tienen un duelo aparte en estos Juegos Olímpicos y este sábado se puede llegar a un punto de ebullición máxima cuando ambas selecciones se midan en un partido vital en la serie de básquetbol.

Que las hinchadas de Brasil y Argentina no se quieren nada no es ninguna novedad. Pero sí lo es el hecho de que en medio del espíritu olímpico -donde los climas de tolerancia y paz llegan a manifestarse hasta en fotos entre atletas de Corea del Sur y Corea del Norte- el clima en las tribunas sea tenso y espeso cuando ambas banderas flamean juntas.

Todo comenzó el domingo en el court central de tenis cuando Juan Martín Del Potro dio el batacazo de los Juegos eliminando al número uno del mundo y favorito Novak Djokovic en la primera ronda.

El público local apoyaba fervorosamente al serbio y en determinado momento un par de argentinos que estaban en el estadio se tomaron a golpes de puños con hinchas locales.

Eso llevó a la intervención de la guardia policial, un cuerpo de indumentaria militar que cuida la seguridad en las afueras del Parque Olímpico, en los puntos de acceso y también dentro de cada instalación deportiva. Los que se fueron a las manos fueron retirados de la cancha.

El jueves en el partido de hándbol entre Francia y Argentina se volvieron a vivir situaciones de tensión. Los locales coparon el escenario y un grupo grande se aprendió las canciones de los franceses para unirse a ellos en el aliento contra los argentinos y cada gol galo fue ovacionado.

En varios momentos del partido, hinchas argentinos le reprocharon la actitud a los brasileños generándose acaloradas discusiones y cruce de insultos, pero no se llegaron a golpear.

El gran problema es que este sábado a la hora 14 en el Arena Carioca 1 jugarán por la penúltima fecha del grupo B donde Argentina suma dos victorias (a Nigeria y Croacia) y una derrota (Lituania) y los locales un solo éxito (España) por dos caídas (Lituania y Croacia).

Si bien el partido no es definitorio, una derrota de Brasil lo dejaría al borde de la eliminación.

Y el problema no solo va a ser lo que esté en juego sino la gran cantidad de hinchas argentinos que hay detrás de su Generación Dorada.

El martes, en el triunfo 90-82 ante Croacia, las cuatro tribunas de la cancha estaban repletas de banderas y remeras albicelestes, dándole un colorido impresionante al ritmo del "vamos, vamos Argentina".

El problema es que al lado estarán los brasileños con su "Eu, soi brasileiro, con muito orgulho, con muito amor".