Debilidades a la vista

Además de no permitirle ser único líder, la derrota en el Franzini desnudó falencias tricolores 
La visita al Franzini y la derrota 3-2 ante Defensor dejó expuestas las debilidades de Nacional, justo a una semana del clásico. El técnico de Peñarol, Fernando Curutchet, había dicho que iba a observar el juego tricolor y seguramente pudo sacar varios apuntes tras el partido del domingo.

Por su parte, Martín Lasarte, el técnico albo, tendrá que corregir en la semana aspectos defensivos y ofensivos de su equipo para mejorar la imagen que dejó en el Parque Rodó, donde terminó el invicto de ocho patidos y, al no ganar ni empatar, no pudo tomar en solitario la punta del Uruguayo Especial, que sigue compartiendo con Danubio.

Mal atrás

El fondo tricolor tuvo una noche complicada en el Franizni. Tanto por las puntas, como por el medio, no le fue fácil controlar al ataque violeta, que tuvo a un solo delantero de área, pero que llegó al ataque con volantes y carrileros.

A Victorino y Polenta les costó mucho anticipar a Maxi Gómez, el 9 de la viola. El delantero fue buscado con pases largos, recibió de espaldas al arco y los dos zagueros no pudieron absorberlo, lo que le permitió abrir juego, ganar por arriba y peinar pelotas. Además, le cometieron varias faltas.

También esa propuesta de los violetas, de lanzar a su atacante, dejó sin efecto la contención del doble cinco de Arismendi y Romero, que muchas veces fue superado sin poder brindar contención y que en otras ocasiones debió cortar juego con reiteradas faltas.

Incluso cuando Defensor llegó tocando, como en el segundo gol, el medio y la zaga tricolor quedó expuesta, sin poder cortar un ataque que se definió al borde del área, con Nico Olivera recibiendo solo para habilitar a Gómez.

Los laterales tampoco la pasaron bien. Otálvaro, que a veces entra con demasiada facilidad en el calor de los partidos y que se condicionó con una amarilla prematura, tuvo su primer gran error defensivo en la jugada del 3-2 y no subió con tanta frecuencia. Por su parte, Espino realizó su característico esfuerzo pero no logró subir con criterio a pesar de que su sector estuvo más liberado porque los violetas atacaron por la otra banda.

Sin ideas

Nacional se puso 2-0 arriba en el Franzini gracias a dos genialidades de Romero, quien con dos zapatazos mostró lo mejor del tricolor. Pero hasta ese momento, y en todo el encuentro, el conjunto albo no había hecho méritos suficientes para estar arriba.

Silveira nuevamente fue controlado. Para eso, Defensor tuvo tres zagueros que cubrieron el área y que rodearon al delantero tricolor, que peleó todas pero tuvo que salir a las bandas para tener más contacto con la pelota.

Viudez actuó como conductor por la zona derecha. Tuvo un interesante comienzo, metió algún buen centro sin que llegara a destino, pero luego se fue apagando. Por la otra punta, Ramírez tuvo una noche floja, con un solo remate al arco y poco más. Y Seba Fernández, con su socio anulado, no tuvo muchas pelotas perdidas a su alcance, de esas de las que acostumbra generar situaciones de peligro, y se fue solo con un cabezazo que le tapó Reyes.

En líneas generales, la ofensiva de Nacional bajó su rendimiento. Además, careció de ideas para entrarle a su rival cuando se abroqueló en el fondo. En los últimos 10 minutos, tocó la pelota de lado a lado y terminó siempre con centros al área, pero sin intentar sorprender con algún pase filtrado por el medio o con algún remate desde afuera del área, si bien era cierto que los violetas jugaban todos en su zona defensiva.

Los cambios, que en más de una vez sacaron a Lasarte de un aprieto, tampoco rindieron: Ligüera, el salvador tricolor en este campeonato, no pudo hacer ninguna jugada, Sebastián Rodríguez cayó en el juego de circulación lateral, sin arriesgar, y Fucile le puso ritmo al lateral derecho, pero no logró destacarse.

Así fue el apronte clásico de Nacional, sin juego colectivo, con dudas defensivas y escasa creación ofensiva. Y sin genialidades de sus individuales, solo los dos golazos de Romero, que no le alcanzaron para ganar.

En Los Céspedes estos serán días de correcciones para ir por el clásico y por el campeonato. l

Populares de la sección

Acerca del autor