De pescador a verdugo real

Hace siete años, el colombiano Carlos Bacca se dedicaba a la pesca y además era guarda de ómnibus; el miércoles, hizo los dos goles que complicaron a los estelares merengues en la liga Española

El colombiano Carlos Bacca fue la figura de Sevilla en el triunfo ante Real Madrid del miércoles por la Liga española, al anotar los dos goles de su equipo y dejar a los merengues rezagados respecto de Barcelona y Atlético de Madrid en la carrera hacia el título.

El actual momento de gloria deportiva del cafetero, uno de los delanteros de José Pekerman en la selección colombiana, dista mucho de lo que era su vida hace unos siete años, cuando, como hacía su padre, trabajaba de pescador en Puerto Colombia, su pueblo, y también era guarda de ómnibus en los viajes que iban hasta Barranquilla.

Otra particularidad de su carrera profesional es que comenzó tarde, a los 23 años, cuando en 2009 debutó en primera división de Junior de Barranquilla. “Tenía mucha confianza en mis propias condiciones, creía que podía llegar una oportunidad y que tenía las cualidades. Y cuando se me dio la ocasión en Junior ahí se fortaleció mi ilusión. Cada vez que jugaba un partido me esforzaba al máximo para seguir progresando”, explicó en una entrevista a FIFA.com
 
“Con mi primer sueldo como profesional, organicé una comida con toda mi familia para compartir mi alegría con todos los que me apoyaron y me ayudaron en el camino”, agregó el delantero.

Desde ese momento, le bastaron tres años para pasar a Europa, más precisamente al fútbol de Bélgica, donde en enero de 2012 fichó para Brujas. “Cuando llegué a nivel profesional ya me sentía fuerte pensando en lo que había logrado, pero luego abrí los ojos y me di cuenta de que no era más que el principio del camino”, recordó.

Mejor que Bale y Neymar
En el fútbol belga fue el máximo goleador de la temporada 2012-2013, lo que hizo que Sevilla pusiera sus ojos en él y lo fichara por € 7 millones para el inicio de la actual temporada, al mismo tiempo que se dieron los mediáticos y millonarios pases de Neymar a Barcelona y de Gareth Bale a Real Madrid.

“Desde que llegué quise dejar claro que no venía a sustituir a nadie, sino a aportar lo mío, y eso es lo que trato de hacer día a día: esforzarme, trabajar, mejorar y estar al máximo nivel”, dijo Bacca, quien ya tiene mejores registros que el brasileño y el galés.

Con los dos goles a Real Madrid, llegó a 14 anotaciones, mientras que Bale tiene 10 y Neymar nueve. Además, su buena marca ha hecho olvidar a otros goleadores de Sevilla como el brasileño Luis Fabiano o el maliense Frederic Kanouté.

Más allá de su gran momento en el equipo andaluz, con el que aspira llegar a una copa europea, el delantero se ilusiona con poder jugar el Mundial de Brasil 2014, donde se lo coloca como el principal candidato a sustituir a Radamel Falcao en caso de que no se recupere de su lesión.

Sobre su participación en la selección, con la que ya jugó partidos de Eliminatorias y estuvo en el plantel que cayó 2-0 ante Uruguay en el Centenario, el futbolista señaló: “Era un sueño desde niño. Lo deseaba cuando lo veía por televisión y ahora tengo la oportunidad de ser parte de esa selección. Sé que hay una competencia muy sana y muy linda, pero tengo la ilusión y las ganas de ir al Mundial. Por eso trato de dar lo mejor cada día”, explica

Bacca, quien hace siete años trabajaba con las redes de pesca y cortaba boletos de ómnibus, tiene claro cómo hacerlo: “Con constancia, trabajo y esfuerzo, se pueden lograr los sueños”, expresó.


Populares de la sección

Comentarios