De Pedernera al Vasco

Nueve técnicos argentinos dirigieron a los tricolores en clásicos por el Campeonato Uruguayo; Basílico y Gallardo no perdieron frente a Peñarol

Nacional tiene una relación especial con los argentinos. Dos de sus máximos héroes deportivos nacieron del otro lado del Río de la Plata: Atilio García y Luis Artime. En 1983 el club contrató a Miguel Ángel Brindisi como la estrella más refulgente del “equipo de las estrellas”, pero no alumbró. En la década de 1990 dejó un buen recuerdo el misionero Antonio Vidal González. Ya en el siglo XXI, a través de un convenio con Boca Juniors, se vistió de tricolor Matías Rodríguez, un lateral-defensor, que pasó con éxito por la institución. El último argentino digno de recordación es Marcelo Gallardo, campeón como futbolista y luego como entrenador.

Sin embargo, en cuanto a técnicos de la otra orilla, la suerte no ha sido tan prolífica. Los más veteranos recuerdan el pasaje de Miguel Ignomiriello en los años de 1970, especialmente por su gran labor en juveniles, dirigiendo a una generación de futbolistas estupendos, con Juan Ramón Carrasco a la cabeza, pero donde también sobresalían Miguel Caillava, Darío Pereira y Heber Revetria.

A fines de ese año llegó Pedro Dellacha, quien consiguió el campeonato Uruguayo de 1977 después de cuatro años de sequía, y por último, Marcelo Gallardo, el último técnico campeón con Nacional. Actualmente, Rodolfo Arruabarrena está escribiendo su historia.

De los nueve entrenadores argentinos que dirigieron a los tricolores durante el profesionalismo, el Muñeco es el que presenta mejores números frente a Peñarol por el Campeonato Uruguayo; Miguel Basílico es el otro que no perdió.

El primero fue el reconocido Adolfo Pedernera, que después de jugar en Millonarios de Colombia, comenzó su carrera de entrenador en Nacional. Dirigió dos clásicos por el torneo local y no pudo ganar, con jugadores como José Emilio Santamaría, Waldemar González, Julio Pérez y Guillermo Escalada, entre otros.

Dellacha dirigió en 1977 y regresó en 1979, en la antesala del equipo que ganó la segunda Libertadores. En su equipo ya jugaban Hugo De León, José Moreira, Victorino, De La Peña y Cascarilla Morales.

El vozarrón del Coco Basile se escuchó en Los Céspedes en 1982, pero no ganó el clásico. Luego pasó Basílico, que venció 2-0, con goles de Wilmar Cabrera y Arsenio Luzardo. El pasaje de Luján Manera en 1994 no fue positivo, pero sí el de Gallardo, que ganó los dos clásicos con un gran aliado: el Chino Recoba. Ahora es el turno del Vasco. l






Populares de la sección

Comentarios