De paseo por el estadio

Gran parte del plantel aurinegro, el técnico Paolo Montero, y la sanidad completa, visitaron las obras y muchos quedaron asombrados con el nivel y el ritmo con que cuentan las mismas

Muchos nervios había el miércoles en la obra del futuro estadio de Peñarol. Es que se esperaba a gran parte del plantel principal y al técnico Paolo Montero para la hora 11.45 y ya habían pasado 60 minutos más y aún no llegaban. Los obreros querían que llegaran cuanto antes porque estaban en pleno descanso para almorzar y si sonaba la sirena, se iban a perder el saludo, la foto o la firma con sus ídolos.

Pero por suerte para ellos, comenzaron a llegar. El primero fue Paolo Montero quien recibió el calor de la gente de entrada. Y no rehuyó para nada ese cariño.

Luego, de a uno también se fueron acercando. Era un día histórico para ellos ya que hasta el momento, nunca habían visitado las obras de ese estadio que –si los tiempos ayudan– será inaugurado el 28 de setiembre del año que viene.

La obra está en sus tiempos. Lo que es la cabecera de la derecha de la tribuna principal, lo que todos llaman incluso en el propio estadio carbonero la “Ámsterdam”, tiene filas de asientos colocados.

El piso de la cancha está emparejado y muy pronto comenzarán a sembrarlo. La gente sigue trabajando como el primer día, aquel 10 de febrero ya lejano.

La distensión de los futbolistas
A medida que fueron llegando los jugadores, se instalaron en un lugar especial para poder escuchar al ingeniero Alejandro Ruibal, el director de Saceem, la empresa constructora, quien comentó el adelanto de la obra.

Todos esperaban que Damián Macaluso llegara y lo hizo más tarde con lentes de sol, entonces salió la broma de Sergio Orteman: “Seguridad va del otro lado, m’hijo”, le gritó y todos sus compañeros festejaron a carcajadas.

Parecía un grupo de escolares en un viaje para disfrutar en grupo.

Ruibal les aclaró también que “la presencia de ustedes acá es muy importante para toda esta gente que está trabajando en el estadio. Es como un símbolo para ellos, ya que trabajan para ustedes que son Peñarol”.

De a poco comenzaron a transitar todo un tour por el estadio. Allá fueron el Tony Pacheco, Darío Rodríguez, Marcelo Zalayeta, Damián Macaluso, Alejandro Silva, Juan Manuel Olivera, el Lolo Estoyanoff, Carlos Valdez, Sebastián Píriz, Sergio Orteman y Pablo Lima. Además, estuvo el técnico Paolo Montero junto a su ayudante Juan Iraola y el preparador físico, Santiago Ferro.

El cuerpo médico estuvo a pleno. El más ansioso por llegar era Daniel Rienzi quien estaba loco de la vida. También estuvo su hermano Edgardo y Horacio Decia.

No faltaron el equipier Jorge “Bola” Delgado, los masajistas ni los fisioterapeutas.

El intendente de Los Aromos, Jorge “Bomba” Villar, ya en la recorrida, bromeó con varios futbolistas y, sobre todo, con Estoyanoff.

“Lolo, no escuché a nadie decir que la cancha está dura”, le dijo sonriendo.

Antonio Pacheco, el capitán, dio su versión del momento que vivía: “Es algo impresionante, una obra notable. Es una emocion tremenda de estar acá en el estadio, ver a la gente trabajando y ver que estamos más próximos de cumplir el sueño de todos los peñarolenses”.

Píriz era otro que embromaba al Lolo y le hacía morisquetas con su cara mientras el delantero trataba de no reírse en una nota.

Entonces llegó el momento de ir hacia la tribuna cabecera, esa “Ámsterdam” que es la más adelantada de todo el estadio y que aún no tiene bautismo.

Cuando el grupo entero llegó allá arriba y divisó lo que era la cancha, el panorama era espectacular y varios se sorprendieron con lo que veían.

Hasta que vieron que al Bola Delgado no le dio para subir porque era un tramo complicado y lo empezaron a gastar.

Tampoco faltaron otro tipo de bromas y se escuchó un grito: “¡Retirate, Olivera”, gritó el Lolo Estoyanoff como si fuese un hincha que estaba en la Ámsterdam.

El que más clara la tenía y que dialogó largo rato con El Observador fue Darío Rodríguez: “Fijate que está buenísimo cómo se construyeron las tribunas, bien cerca de la cancha. El vestuario FIFA con los dos equipos saliendo al mismo tiempo, está muy bueno”, indicó. Después tomó varias fotografías con su celular. “A más tardar, dentro de un año podremos disfrutar desde nuestra casa para el peñarolense y es el sueño hecho realidad de nuestro estadio propio”.

A su vez, Paolo Montero indicó a El Observador: “A quién no le gustaría dirigir acá. Lo que pasa es que me quiero medir con las palabras porque el otro día dije una cosa (“A Tercera división no vuelvo a dirigir”) y se malinterpretó como que yo podía estar exigiendo alguna cosa para dirigir a Peñarol. Pero obviamente que me encantaría poder dirigir al club en este que será su estadio”.

Marcelo Zalayeta también se abrió al diálogo: “Es un orgullo poder estar acá. Cuando esté pronto voy a querer estar. Estoy contento porque será patrimonio del club y de la gente que lo pueda disfrutar”.

 


LAS FRASES
“Es espectacular, es lo que espera el hincha de Peñarol hace mil años. Ojalá en un futuro se haga como en Europa y se puedan jugar los clásicos acá y en el Parque Central y que se deje el Centenario para la selección”
Paolo Montero
DIRECTOR TÉCNICO DE PEÑAROL

“Quedé impresionado porque la verdad es que no había visto nada y ahora lo estoy mirando por dentro y va recontraadelantado; ni que hablar que me encantaría poder jugar acá”
Marcelo Zalayeta
DELANTERO DE PEÑAROL

“Como todo peñarolense estoy muy contento y muy emocionado de poder estar acá; las tribunas están muy cerca de la cancha se ha tenido muy en cuenta todo: al espectador y también a la familia”
Darío Rodríguez
ZAGUERO DE PEÑAROL

“Lo más atinado de todo esto más allá de la construcción del estadio, ha sido ponerle la fecha de inauguración del 28 de setiembre de 2015; esto está muy adelantado y muy bien”
Fernando Morena
DIRECTOR DE RELACIONES INSTITUCIONALES Y DEPORTIVAS DE PEÑAROL


Populares de la sección

Comentarios