De Munúa a Da Silva, ¿cómo se explica este momento de los grandes?

Los hinchas de Nacional y Peñarol no toleran más errores y no entienden qué pasa con sus equipos que son los reyes de la irregularidad

Protestas, silbidos, quejas y dudas invaden a los grandes por estas horas. Nacional y Peñarol gobiernan en el reino de la irregularidad y la gente no se llega a explicar qué pasa.

Es que resulta inexplicable que un sábado los aurinegros dejen puntos por el camino y que al otro día los tricolores dejen escapar la posibilidad de superar a su eterno rival en la tabla Anual.

En cinco fechas del torneo Clausura se dieron chance uno a otro. Pero jamás las aprovecharon. La irregularidad y los errores campean.

¿A qué se debe que el equipo de Munúa y de Polilla Da Silva no puedan despegar jugando ante rivales que, en los papeles, parecen accesibles porque al menos así lo marca la posición en la tabla de posiciones?

No hay una sola razón. Son varios los motivos que tienen enojados a los hinchas y silbando a rabiar cada vez que su equipo se retira del campo de juego.

Acaso lo que más llama la atención son los errores defensivos. Con detalles tan increíbles como pasar mal la pelota atrás y dejar a un rival de cara al arco. Errores inexplicables.

Referi repasa algunos de los puntos que llevan a Peñarol y Nacional a esta preocupante realidad.

Serios problemas defensivos

Tanto Nacional como Peñarol muestran problemas a la hora de defender. Ninguna de las dos defensas brinda garantías y les están llegando con facilidad. Cometen errores y tienen distracciones que se pagan caro.

Distracciones preocupantes

20de04 nacional wanderers 3 col.jpg
Gastón Rodríguez y Diego Polenta<br>
Gastón Rodríguez y Diego Polenta

Pasar la pelota atrás se convirtió en un karma para los grandes. Le pasó al argentino Tomás Costa en el juego de Peñarol con Huracán. En Nacional se repitió dos veces el error. En el juego contra Wanderers, Polenta pasó la pelota corta y se la robó Gastón Rodríguez. Contra Juventud fue Espino el protagonista de una acción que derivó en el gol de los canarios.

Mediocampo

tomas costa

Ninguno de los dos entrenadores parece encontrarle la vuelta al mediocampo. Conforme el paso de los minutos se equivocan los caminos y se dejan espacios que se pegan caro. Da Silva dijo: "fuimos un equipo muy ansioso, apresurado, equivocamos caminos con una cantidad de pases errados". En esa zona muchas veces se pierden pases que cuestan caro.

Velocidad

Los entrenadores de los equipos rivales miran, analizan, toman nota de la forma en que pueden lastimar a los grandes. La velocidad fue un tema al que apelaron permanentemente. Rosario Central le puso gente chiquita y rápida a Nacional. Juventud hizo lo mismo. Peñarol padeció el tema contra Huracán en el Centenario.

La presión de la tribuna

Nacional Liverpool hinchas nacional

Está claro que a esta altura del torneo y luego de dejar varios puntos por el camino, la gente está impaciente. Y su inquietud se traslada al campo de juego. "La ansiedad y la impotencia nos llevó en el final al pelotazo", reconoció Munúa. Mientras que su colega aurinegro señaló: "Entendemos la molestia de la gente, el malestar del hincha, y está en nosotros la solución".

Pérdida de confianza

Jugar y actuar con la tribuna en contra no es sencillo. Munúa parece haber perdido puntos cuando tomó la decisión de rotar el plantel y perdió en Colonia. Da Silva dijo estar preocupado por la pérdida de confianza: "Me preocupa que anímicamente no se caigan. Es un plantel donde no hay muchos líderes y a veces de estos momentos tenés que salir con gente con mucha personalidad".

Técnicos cuestionados

Da Silva está preocupado
Da Silva está preocupado
Da Silva está preocupado

Gustavo Munúa se fue duramente silbado el fin de semana cuando se retiraba del Parque Central luego de empatar con Juventud. La gente comenzó a perder la paciencia. Con Da Silva pasa otro tanto. Si bien llegó hace poco tiempo, el poder de tolerancia de la gente se va agotando. "Cada partido que pase y Peñarol no gane, la crisis va a ser más profunda", reconoció.


Populares de la sección

Acerca del autor