De La Paloma a Hawái

Marco Giorgi se enamoró del surf en Rocha y en las mejores olas del mundo compite a la par de las leyendas

Su padre fue de los primeros surfistas del Uruguay. Por eso eligió La Paloma como el lugar para formar a su familia. Su hermano mayor, Claus, fue campeón nacional. Por eso, Marco Giorgi lleva el surf en las venas. No solo como un deporte sino también como un estilo de vida.

Cuando tenía 11 años, las cabañas que alquilaba la familia sufrieron los coletazos de la crisis argentina. Y los Giorgi emigraron a Brasil, más específicamente a Garopaba, ubicada a 80 kilómetros al sur de Florianópolis, en el estado de Santa Catarina.

Con apenas 16 años, Giorgi comenzó a viajar alrededor del mundo para convertirse en surfista profesional. Su primer destino fue nada menos que Hawái.

"Con los años fui aprendiendo qué necesitaba para ser profesional. Viajando y compitiendo fui perfeccionado mis técnicas", contó a Referí justamente desde Hawái, donde 12 años después retornó para escribir la página más gloriosa del surfing uruguayo.

Fue a principios de este mes durante la disputa del Volcom Pipe Pro, uno de los torneos más prestigiosos del mundo. No por la cantidad de puntos que reparte para el ranking sino por el lugar donde se compite: Pipeline.

Se trata de una pequeña playa ubicada en la isla de Oahu, la más poblada de Hawái, el 50º estado de Estados Unidos.

"Pipeline es la reina de todas las olas en Hawái, es la mejor y la más difícil del mundo. La gente se testea allí, y surfearla bien, sintiéndome cómodo, con técnica y estilo contra los mejores tube raiders del mundo demostró que soy uno de ellos", expresó Giorgi.

El uruguayo alcanzó las semifinales del torneo donde compitió de igual a igual con Kelly Slater –la leyenda, el 11 veces campeón mundial– y Bruce Irons, hawaiano hermano del tres veces campeón mundial Andy Irons.

"Cuando terminó el torneo, Kelly me felicitó y me dijo que había quedado impresionado por el nivel de mi competencia. Bruce también. Fueron los mejores elogios que he recibido en mi carrera", comentó el surfista de 26 años.

Kelly Slater y Marco Giorgi
Kelly Slater con Marco Giorgi
Kelly Slater con Marco Giorgi

Aquella carrera que empezó a los 16 años esponsoreada por Mormaii lo vio competir de los 20 a los 23 en el circuito B del surfing mundial, competiciones a las que volvió a mediados de 2014.

"El mundo del surf está inspirado en el tenis. Para entrar en las competencias del circuito B tenés que tener determinado ranking ya que hay alrededor de 1.000 surfistas", contó Giorgi.

El circuito es anual –año calendario– y una vez culminado le otorga a los 10 primeros el ascenso al circuito A en el que compiten los 32 mejores del mundo y del que descienden los 10 últimos al final de cada temporada.

"Pipeline es la reina de todas las olas en Hawái, es la mejor y la más difícil del mundo. La gente se testea allí, y surfearla bien, sintiéndome cómodo, con técnica y estilo contra los mejores tomb raiders del mundo demostró que soy uno de ellos", expresó Giorgi.

Giorgi vive del surf. De Hawái ya viajó a Australia para competir en otros tres torneos, mientras que California, Portugal, Brasil, Sudáfrica y nuevamente Hawái ya están en su agenda de torneos de este 2016.

El tiempo en que no compite, trabaja como modelo para Mormaii: "Hago campañas de ropa y lentes", contó.

Si bien Giorgi ha ganado más puntos en el ranking mundial en otros torneos, el quinto puesto alcanzado en el Volcom Pipe Pro le dio otro "prestigio".

Otra de las características de Pipeline es que las olas rompen contra las piedras, lo que le agrega una importante carga de peligro.

"Ha muerto mucha gente surfeando en esa playa. Este deporte es muy peligroso, jugamos contra la fuerza de la naturaleza y somos hormigas en el mar. El surfista que dice que no siente miedo, miente. Yo intento sacar lo mejor de esa adrenalina", expresó.

"Me he caído de cabeza varias veces y tengo puntos por todo el cuerpo, pero es parte de este deporte. La última vez que tuve un accidente estaba solo y me di la tabla en la cara. Estuve a punto de desmayarme, cuando reaccioné tenía tres agujeros en la cara", recordó.

"Me gustaría que alguna empresa uruguaya me esponsoreara", concluyó Giorgi que todos los años vuelve a La Paloma a visitar a familiares y amigos. Ahí se enamoró del surf. Y desde ahí llegó a domar las mejores olas del mundo. Las de Pipeline.

Giorgi en cifras
1.000 Dólares. Es el costo de inscripción y seguro anual que se paga a la World Surfing League.
250 Dólares. Es el costo de inscripción a cada campeonato en el circuito mundial B.
1.500 Dólares. Es el costo del pasaje de Brasil a Hawái donde una semana cuesta US$ 400.
13 Tablas. Son las que tiene solo para competir en Hawái donde las deja en casa de amigos.


Acerca del autor