De la mano de Tabaré Silva

Defensor Sporting logró su cuarto Clausura, dirigido por un exjugador del club

Defensor Sporting fue campeón del Clausura. De la mano del técnico Tabaré Silva, un histórico exjugador del club, consiguió el título por cuarta vez para los del Parque Rodó, que ya lo habían ganado en 1997, 2009 y 2012.

Que Defensor defina un Campeonato Uruguayo ya es una linda costumbre para sus hinchas. Campeón de la liga local en 1976,  1987, 1991 y 2007/2008, fue además finalista de las últimas dos temporadas, ambas frente a Nacional.

Es más, en el Apertura terminó segundo con 32 puntos, cuatro debajo del líder Peñarol.

En el Clausura empezó con un gran triunfo frente a Nacional en el Parque Central. Aquella tarde de marzo hicieron su presentación con todas las luces dos juveniles que pocos tenían en sus planes: Diego Laxalt (autor del gol de la victoria) y Giorgian De Arrascaeta. Con el transcurso del torneo se transformaron en figuras del equipo.

Dos pruebas solamente de la característica que tiene el actual plantel. La mayoría son futbolistas de la cantera. Quitando a los extranjeros Rentería (Venezuela), Gedoz (Brasil) y Luna (Argentina), y a Ignacio Risso, Campaña y Hernández, los demás son jugadores hechos en el laboratorio violeta. Todo un éxito de la política deportiva de la institución.

Después de aquel triunfo frente a Nacional sumó otro contra Wanderers. Luego, cayeron dos derrotas consecutivas, frente a Liverpool y Progreso. Pero desde ahí, Defensor hilvanó 11 fechas sin perder, incluyendo la victoria contra Peñarol en el Franzini.

Pese a que Silva perdió a tres jugadores importantes en el Apertura (Diego Rolan, Diego “Torito” Rodríguez y Federico Puppo), supo consolidar una formación que tuvo sus contratiempos debido a las lesiones, pero que se basó en el trabajo de los goleros Irrazabal y Campaña, en la seguridad del lateral Zeballos, de Ramón Arias en la zaga, de Amado y Fleurquin en el mediocampo, con De Arrascaeta, Laxalt y los goles de Risso.

Como no pasa con Peñarol y Nacional, Defensor salió ocho veces de su cancha, el estadio Luis Franzini. Obtuvo triunfos resonantes afuera, como contra Nacional, Danubio y Cerro Largo.

Y consiguió el título lejos de su barrio, en el Tróccoli, donde los equipos grandes nunca quieren jugar. Pero al violeta no le tembló el pulso y gritó ¡campeón!  

Las lesiones, un rival más

Una vez más, como le pasó en temporadas anteriores, Defensor Sporting sufrió por las lesiones. La baja más trascendente por este motivo fue Nicolás Olivera. Debido a una fractura de clavícula que padeció en un partido de la Libertadores, empezó el Clausura en la cuarta fecha. Y en la fecha 11, frente a Fénix, se fracturó el rostro en un choque con el golero Luis Mejía; esto lo sacó del resto del torneo.

Un esguince de rodilla dejó afuera del equipo titular al golero Yonatan Irrazábal. Esto le permitió entrar a Martín Campaña, que llegó desde Cerro Largo para este semestre, y no salió más del arco. El defensa Mario Risso se desgarró a mitad del campeonato y Sebastián Taborda se perdió tres partidos por un esguince de clavícula. Diego Laxalt, Robert Herrera, Callorda y Luna también tuvieron inconvenientes físicos.


Populares de la sección

Comentarios