De la gloria a clamar repechaje

Cuando Uruguay inició el recorrido en las eliminatorias era líder y su lugar en el mundial parecía seguro, pero de 2012 a la fecha todo cambió

Cuando se inició esta historia no había dos opiniones: Uruguay llegaría al Mundial de Brasil. Había razones de peso para pensar en la clasificación directa. El equipo desembarcaba en las Eliminatorias como campeón de América, con una oncena consolidada y con un invicto de partidos inigualable.

El camino se inició con todas las luces. Goleada a Bolivia como en los últimos procesos y una visita a Asunción que dejó un sabor distinto a las anteriores. Paraguay igualó en la hora cuando antes se perdía siempre.

En la tercera fecha llegó Chile. La roja llegaba entonada con el fútbol vertical que imponía Claudio Borghi. Se fueron rojos de vergüenza y con cuatro goles de Suárez para la historia.

Como serían las cosas que el equipo de Tabárez tuvo libre en  la cuarta fecha y permaneció en el primer lugar.

El cambio de año resultó fatal. Se empezaron a perder puntos en casa. Los dos primeros fueron con Venezuela, en un empate 1-1 que trasladó a los celestes del primero al tercer lugar. La recuperación con Perú fue un espejismo.

Es que, a partir de la séptima fecha, Uruguay tomó la bajada y se empezaron a reiterar una serie de errores defensivos que se pagaron caros. Eran tiempos donde se cuestionaba la titularidad de Lugano porque no jugaba.

Lo planificado para enfrentar a Colombia en el horno de Barranquilla se vino abajo al minuto. Uruguay se comió cuatro goles.

La visita a Argentina fue partido hasta la salida de Lugano y el viaje a La Paz un martirio. Uruguay volvió a ser goleado. Los problemas defensivos alarmaban.

Fue cuando Tabárez decidió meter mano en el equipo. Se terminaron el doble cinco (Pérez-Arévalo Ríos) y los tres mosqueteros (Forlán, Suárez y Cavani) en ofensiva. El DT realizó nuevas citaciones apelando a renovar el plantel.

Un dato a tener en cuenta es que después del mundial de Sudáfrica 2010, Tabárez hizo debutar a seis jugadores en la selección:  Matías Aguirregaray, Alejandro Silva, Gastón Ramírez, Sebastián Coates, Cristian Stuani y Emiliano Alfaro.

 A excepción de Ramírez, los otros tuvieron pocos minutos. Ramírez lleva 15 partidos, el resto: Coates 9, Aguirregaray 3, Alfaro, Stuani y Alejandro Silva 1.

 También está el caso de Abel Hernández. Debutó en la selección con el técnico interino Juan Verzeri, en el partido contra Angola en Portugal. Después Tabárez lo convocó y jugó en total ocho partidos, con tres goles, pero no actúa en la selección desde hace más de un año (último partido fue el 2 de setiembre de 2011 ante Ucrania), aunque luego estuvo en el combinado olímpico.

 El hecho es que los cambios modificaron pocas cosas. Uruguay empató con Paraguay de manera increíble con un error de Lugano en la hora. Y el partido del martes, en Santiago, la celeste empezó a perderlo con otro regalo defensivo.  Y la celeste, que parecía que tenía la clasificación en el bolsillo cuando se inició esta historia, hoy mira la tabla desde el sexto lugar y clama por llegar, con suerte, al repechaje.


Populares de la sección

Comentarios