De jugar de 5 en Deportivo Maldonado, a triunfar en el surf y competir en Europa

Fue empujado al agua por su padre cuando era chico, ahora es parte de la nueva generación de surfistas que representan a Uruguay

De ver a su padre surfar, de pasar días enteros en la playa, los hermanos Lucas y Santiago Madrid fueron empujados al agua por su padre, cuando les regaló una tabla años atrás. Hoy son la nueva generación de surfistas que representan a Uruguay internacionalmente.

Los hermanos Madrid compitieron este año en la pierna europea del circuito mundial en Francia, España y Marruecos. Lucas conoció Europa, compitió por primera vez en un circuito mundial y visitó a sus amigos de Barcelona y Mallorca. "Fue un sueño estar en la elite mundial. Es llegar a lo máximo. Poder medirse con los mejores te anima, te ayuda a crecer un montón", aseguró Lucas Madrid entrevistado por Mariano López en El Observador TV. A pesar de que el resultado no fue el que quería, la describió como una experiencia increíble que quiere volver a repetir.

Una tendinitis en el hombro le impidió entrenar por dos meses y esa lesión la sintió al momento de competir en Francia. A pesar de estar motivado, Lucas describió la experiencia como un "golpe duro", como "un cachetazo de la realidad" que recibió mientras estaba en el agua. Esa ronda la perdió. El verano europeo no es una buena época de olas y el nivel de los competidores era altísimo. Le tocó enfrentarse con dos australianos y un sudafricano. "Son los mejores, hice lo que pude y no se dió", aseguró Madrid.

Lucas Madrid Surf
Lucas Madrid será además la cara de la nueva campaña de Johnnie Walker, denominada Disfuta el camino

Lucas y Santiago comparten la pasión de su padre: el surf, y pertenecen a una familia que siempre fue por el camino del deporte. Su padre, además de surfista fue futbolista profesional. El hermano más chico –en edad y no en tamaño, aclara- practica artes marciales y su madre siempre fue corredora y competía en ciclismo. Los hermanos surfistas son muy competitivos entre sí. "El respeto con Santiago ya se rompió. Al momento que vamos al agua somos iguales. Los dos queremos ganar sea lo que sea", dijo Lucas. Siempre en una relación entre dos hermanos que compiten juegan por mucho tiempo factores que hacen que el más grande siempre le gane al más chico. "También es psicológico", confesó.

Como la mayoría de los niños, Lucas empezó por el fútbol. Jugó hasta sexta división en Deportivo Maldonado donde era número 5, mientras compartía el tiempo con el surf. Eso hasta que se dio cuenta que tenía que elegir una cosa o la otra, porque no podía inventar excusas para no ir a los partidos cada vez que hubieran olas. Decidió dejar el fútbol y jugar ese deporte únicamente como hobby. "Me encanta el fútbol, pero mi pasión es el surf", aclaró.

Lucas vivió un año en Montevideo, solo, mientras estudiaba Administración de Empresas en la Universidad ORT. "Tuve la suerte de que la mayor parte de mi generación se quedó en Punta del Este", confesó. Al joven surfista, acostumbrado a la vida familiar, los desayunos compartidos, el ruido y el movimiento en la casa, vivir solo no lo hacía feliz. "Prendía los informativos para escuchar voces", aseguró Madrid. Decidió tomarse un año para competir; tomó valor y se lo planteó a sus padres. "Siendo deportista mi viejo me apoyó al 100", contó el surfista, quien aseguró que ese año fue uno de los mejores. Tenía 18 años, competía en la sub 21 de Latinoamérica, ganó dos campeonatos, estuvo primero en el ranking y terminó tercero. "Tuve un año excelente, no puedo parar acá", se dijo en ese momento.

El costo del surf "es altísimo". Lucas y Santiago pasan seis meses del año de viaje para competir, y en broma cuantificaron los aviones que se toman por año: "Llegamos a contar como 40", contó Lucas, quien subsiste de lo que le pagan por mes sus cinco marcas sponsor.

Lucas Madrid Surf
Lucas Madrid será además la cara de la nueva campaña de Johnnie Walker, denominada Disfuta el camino

La rutina de Lucas Madrid depende de una cosa: si hay olas o no. Si hay, entrena tres horas en la mañana y tres horas de tarde en el agua. Si las condiciones no son buenas para practicar en el agua, hace aeróbico, sale a correr y de tarde se centra en la musculación. Edgardo Barbosa, nutricionista de la selección uruguaya de fútbol, lo está asesorando con la alimentación. "Antes era todos los días milanesas con papas fritas y huevo frito", confesó Madrid, quien aseguró que desde que empezó cuidarse, ha mejorado su estado físico.

En Uruguay tiene sus lugares favoritos: la desembocadura de la barra, la playa Montoya y El Emir, que fue donde dio sus primeros pasos."Cabo Polonio también tiene un lugar en mi corazón", indicó.

Cuestionado por Mariano López acerca de si Uruguay está a años luz del top mundial, Lucas Madrid dijo que no, y recordó que un uruguayo llegó a estar entre los 40 mejores del mundo: Luis María Iturria. Madrid contó que en Uruguay hay dos generaciones de surfistas, una es la de su padre e Iturria y otra la suya: "Yo soy segunda generación pero falta un poco más de cultura de surf", aseguró. Cuando incursionó en el deporte del surf, su ídolo era Luisma. "Si él no estaba en el agua, no tenía referente".

Lucas Madrid considera que ha sacrificado mucho para lograr vivir del deporte que le apasiona porque "con el surf encontré la felicidad, más ahora que compito a través de este deporte que me ha llevado a vivir el éxito", aseguró. Tiene claro que su futuro es ese deporte, por lo que espera llegar a los 30 años y seguir con el surf y compitiendo.

"En el surf encontré la felicidad"




Populares de la sección