Darío sancionado, ¿quién es responsable?

El defensa deberá esperar hasta el 5 de setiembre para volver a la actividad y ahora el club inicia una investigación interna en la sanidad

La sanción de dos meses que recibió Darío Rodríguez fue tomada con un aire de victoria por Peñarol. Pero claro, hay un detalle que no debe pasar desapercibido: ¿quién se hace responsable de manchar la inmaculada carrera de un jugador referente en el club?

Acá está el punto. El club sabe que apenas ganó una batalla y que ahora deberá iniciar una segunda más compleja. La investigación interna para conocer los pormenores de, por qué, se le aplicó a Darío un antiinflamatorio prohibido.

Lo concreto es que Darío Rodríguez tendrá una suspensión de dos meses por su doping por corticoides. La sanción será del 5 de julio al 5 de setiembre, por lo que podrá a estar a la orden unas fechas después del inicio de la temporada.

El período de entrada en vigencia de la sanción es el 5 de julio, ya que fue ese día cuando se le retiró la ficha médica.

El abogado defensor de la causa de Darío, Jorge Barrera, indicó “Tengo el dolor personal que da que suspendan a alguien por una conducta que no intento sacar beneficio deportivo, pero el hecho de saber que quedan 45 días para tenerlo con nosotros es una noticia muy buena, permite planificar al cuerpo técnico, una Copa Sudamericana y el torneo local con la presencia de él. Si tenemos en cuenta que la sanción pudo haber sido por 2 años y faltan 45 dias para que vuelva a la cancha, es ratificación de que no hubo motivación de parte de Darío”, dijo en declaraciones a Sport 890.

Hasta acá el aspecto de la sanción. Ahora viene la segunda parte. Se abrió un expediente administrativo con respecto a los doctores, por parte de las autoridades del Ministerio de Deportes, y la investigación va a seguir.

Sumado a la investigación interna que realizará Peñarol que, con el paso de los días, dejó en claro que existen serias discrepancias entre los componentes de la sanidad.

El Observador reveló la pasada semana que el médico que trabaja con el plantel, Mario Pagano, no se habla con el jefe de la sanidad Alfredo Rienzi.

Asimismo, el kinesiólogo Germinal López, tiene escaso trato con Pagano.

Pero el tema es aún más complejo. Porque cuando se abrió el libro de quejas se empezaron a disparar tiros de un lado a otro.

Primero fueron encontradas las versiones sobre quien brindó la orden de aplicarle el OXA B12.

El caso provocó profundas diferencias en la interna de Peñarol, donde el médico Alfredo Rienzi y el ex entrenador Jorge Da Silva se echaron culpas cruzadas por el doping positivo: mientras que el doctor dijo que el DT lo incluyó sin autorización en el plantel del clásico, Da Silva dijo que el médico se quería salvar individualmente y lo acusó de mala intención, además de expresar que el jugador tenía el alta para jugar ese partido.

En sus declaraciones ante la ONAU, el kiniesiólogo Germinal López se autoinculpó diciendo que fue él quien le suministró la sustancia a Darío sin comunicación al médico, aunque en la interna de Peñarol están convencidos que no fue así.

Posteriormente Da Silva sumó al libro de quejas al presidente Juan Pedro Damiani revelando que conocía perfectamente lo que sucedía en la sanidad porque lo había hablado con él y algunos dirigentes y que los problemas entre los médicos fue una de las razones que llevaron a alejarse de la institución.

En medio de toda esta situación quedó Darío Rodríguez que paga los platos rotos sin tener absolutamente nada que ver.


Populares de la sección

Comentarios