Darío está que arde

Darío Rodríguez está muy molesto con el médico Alfredo Rienzi, pero solo lo dice a los íntimos; Damiani tomará una resolución tras el fallo del tribunal

Darío no puede con su bronca. Son días difíciles para él y su familia, como lo comentó hace 15 días cuando se debió presentar ante el tribunal de disciplina de la Organización Nacional Antidopaje del Uruguay (ONAU) por haber dado positivo de la sustancia prohibida OXA B12 en el clásico del Clausura.

Pero con el paso de las horas y los días, con las declaraciones que se sumaron a la causa, Darío está que explota. No quiere decir nada para no entorpecer el sumario que se le inició y que seguramente terminará con una sanción –con seguridad, leve– y por su forma de ser. Por eso no habla y ni siquiera hizo fútbol con sus compañeros durante esta semana. Claro, no pudo ir al viaje porque le quitaron la ficha médica.

“Está que vuela de la calentura. No puede creer lo que le toca pasar”, dijo un allegado al jugador a El Observador.

Esa calentura de Darío es exclusivamente con el jefe de la sanidad, Alfredo Rienzi. No lo va a decir públicamente, pero está muy molesto con el médico que fue quien le ordenó el tratamiento con el OXA B12 y por sus declaraciones ante la ONAU.

A esto se le suman varias aristas. Por un lado, como informó El Observador, el kinesiólogo Germinal López se autoinculpó cuando fue al tribunal y dijo que él mismo se lo había aplicado el viernes antes del clásico sin que Rienzi tuviera conocimiento.

En Peñarol están seguros que Germinal no contó los hechos como fueron. Quizás por eso y porque no recibiría apoyo del club, en la misma declaración, dijo que el cuerpo técnico encabezado por Jorge Da Silva había puesto al jugador en el banco de suplentes en el clásico sin que tuviera el alta médica.

Esto no es así porque como ya informó El Observador, Darío entrenó durante la semana previa a ese partido sin sentir dolor alguno de su desgarro y fue por eso que el entrenador lo colocó en el banco de relevos en un encuentro de la trascendencia del clásico. No fue exclusivamente por un tema de estrategia pensando en que lo vieran los futbolistas del rival eterno, sino que fue una decisión totalmente técnica.

A Da Silva ya lo había responsabilizado el propio Rienzi cuando fue el jugador a declarar. En ese entonces, el delegado Jorge Barrera le entregó al tribunal un informe del médico en el que claramente estipulaba que el cuerpo técnico había utilizado al jugador sin que tuviera el alta médica. Esto despertó ya en ese momento la bronca de Darío y el viernes, también la del Polilla (ver nota relacionada).

¿Qué va a pasar?
La semana que viene puede ser determinante para conocer la sanción a Darío y seguramente al cuerpo médico de Peñarol.

En ese contexto, el presidente Juan Pedro Damiani ha sido muy cauteloso y cada vez que habla lo hace con serenidad. “Alguna resolución vamos a tomar con respecto al cuerpo médico, pero vamos a esperar”, dijo.

Obviamente que esa resolución puede ser mucho más severa dependiendo del informe final del tribunal de disciplina con relación a la actuación de los médicos.

“Juan está esperando para ver cuál es la resolución del tribunal. Después tomará él una determinación y la llevará al consejo directivo”, reveló una fuente del club que también aseveró que “él está en una posición complicada por la situación que se dio con Rienzi a quien conoce desde hace años. Pero ojo, porque es otro que tiene una bronca bárbara”.

En Peñarol son conscientes del problema entre los médicos desde hace tiempo, pero nada se ha podido hacer. Quien más ha tratado de hincarle el diente al problema en el pasado reciente fue el gerente deportivo Carlos Sánchez, sin logarlo.

“El Tío intentó por todos los medios que esta situación se arreglara prácticamente ni bien llegó a Peñarol. Pero no lo logró”, dijo un allegado al plantel.

Como informó el viernes El Observador, en el club los responsables de la sanidad no llevan historiales médicos y los casos se tratan de forma verbal, salvo los futbolistas que se atienden especialmente en el consultorio de Rienzi.

Por lo que se supo hasta ahora, en Peñarol buscan una salida que tenga “las consecuencias menos dolorosas para todos”, por lo que implica la trayectoria de Rienzi en el club.

Cabe consignar que una vez más El Observador intentó dialogar con el médico, pero no tuvo éxito.

Entre esas “consecuencias menos dolorosas” se maneja en voz baja que Rienzi pasaría a trabajar como consultor pero fuera de Los Aromos, en tanto que Germinal López no seguiría en su puesto. Pero oficialmente, aún no hubo ninguna determinación.

Por eso, estas jornadas que vienen serán decisivas. Una vez que se sepa la sanción al jugador y al cuerpo médico, todo puede pasar en estos días de bronca para Darío.


Populares de la sección

Comentarios