Danubio vuelve a ser Danubio

Con Jadson Viera y Lima como referentes, la franja vuelve a estar en el lugar que marca su historia

Hay un vestuario que nadie olvida. Aquel del eterno silencio de la derrota con Rentistas a dos fechas del final del Apertura. Afuera la gente cargaba con su bronca regresando a casa por las callecitas de Jardines. Minutos antes los insultos habían lastimado los oídos de los jugadores y del técnico Leonardo Ramos.

Era domingo. Al otro día el plantel tenía libre. Pero se marcó entrenamiento. Antes de empezar se produjo una charla autocrítica que muchos catalogaron de vital.

“El día después de Rentistas fue duro, no tuvimos libre, fuimos a entrenar y lo aprovechamos para hacer una charla y decirnos cosas. Tuvo su fruto”, reconoció Gonzalo Porras a El Observador.

Aquel partido con los rojos sacaba a Danubio de la pelea.

“¿Qué se dijo en la charla? Que no estaba todo perdido pero que no quedaba más margen de error. Sirvió para tener un cambio de actitud”, admitió Camilo Mayada a El Observador.

El increíble final de campeonato terminó con Danubio campeón pero esta historia se comenzó a construir mucho antes.

“Mirá Leo, estamos complicados con los puntos para el descenso. Tenemos que hacer por lo menos 25 como principal objetivo”, palabras más, palabras menos, le dijo el presidente Óscar Curutchet al técnico Ramos cuando lo contrató. La franja venía de un Apertura 2012/2013 para el olvido. La ilusión del desembarco de Juan Ramón Carrasco terminó en pesadilla y el equipo había sumado apenas 9 unidades. “Teníamos que hacer un colchón de puntos para salvarnos”, reconoció el vicepresidente Leonardo Goicoechea a El Observador.

A la hora de apuntar a las contrataciones se brindaron pasos cortos pero seguros. Claro que todas eran incógnitas: el goleador del ascenso Jonathan Álvez, Líber Quiñones, con su lucha con la balanza, jugadores provenientes de Progreso y el regreso de dos caudillos: Jadson Viera y Pablo Lima. A poco del inicio del campeonato llegó un oferta por Pablo Lima desde Grecia. Y el Bola la desestimó. Otro tanto ocurrió con el capitán de la Sub 20, Emiliano Velázquez. El Indio hace más de un año que está negociado pero se quedó con la condición de jugar antes que ser suplente en Europa. Y Danubio comenzó su marcha en el Apertura. Un empate con Cerro Largo en la primera fecha en Melo para luego encadenar triunfos hasta llegar a la cuarta fecha donde venció a Nacional en Jardines y a la siguiente dar vuelta un encuentro increíble ante Peñarol en tan solo tres minutos.

Pero el camino se tornó complejo. Y se vivieron todo tipo de situaciones, incluidas las que templan y fortalecen a un plantel. En medio del campeonato el profe Eijo tuvo que viajar a Argentina porque su mamá había enfermado. El grupo brindó contención a Salvador Ichazo, que tiene un sobrino (Gregorio) peleando con un problema de salud. Los hinchas, con el impulso de Álvaro Dutra y Nicolás Alem, pasaron latas por las tribunas para colaborar.

Para todos esos momentos duros se contó con dos pilares: Jadson Viera y Pablo Lima.

“Son dos profesionales fundamentales para un grupo y más para la historia de Danubio: ellos son campeones, gente ganadora y transmiten en todo momento mucho positivismo tanto dentro como afuera. Suman mucho en un vestuario. No es gente cerrada, están para aportar, para ayudar a los jóvenes, también escuchan, no son referentes cerrados. En este semestre me tocó concentrar con Jadson. Capaz que no es mucho de hablar para la prensa porque es reservado pero en un grupo habla mucho”, reveló Porras.

El Bolita Lima aporta desde otro sector. Jamás de mal humor, va con la música a todos lados y con su mentalidad ganadora. Los picados de fútbol tenis en el Complejo se jugaban por algo. El refresco, la comida o alguna prenda que doliera. Y ahí se entreveraba siempre Diego Perrone que, retirado y dedicado a tareas de gerente, mantiene su alma de jugador. Cuando se jugaba por la comida no faltaban las bromas a Líber Quiñones, a quien el técnico llama Tanque y sus compañeros Gordo. “Dale Gordo que jugamos por la comida, pero a vos te pagamos una hamburguesa en McDonalds”, le gritaba Gonzalo Porras.

La nave navegó en medio de una situación que no es sencilla desde el punto de vista institucional. “Hay muchos problemas que lentamente se comenzaron a arreglar. El club necesita vender. Se está próximo a contratar a un gerente administrativo para comenzar a profesionalizar al club. Se contrataron nutricionistas y psicólogas en juveniles. Se avanzó en el convenio con la (Universidad) Católica”, comentó el presidente Curutchet. Lentamente se arribó al tramo final del torneo. Danubio metido en la pelea. Primero como dueño absoluto de su destino. Después dependiente de otros resultados. Pero jamás perdiendo la fe.

“Jamás pensamos que estaba liquidado, pero sabíamos que iba a ser muy difícil. Fuimos a San José sabiendo que debíamos ganar y luego esperar el resultado. Pero no uno, sino de dos partidos. Nunca perdimos la calma. El resultado de las otras canchas te llega, la gente no tiene como contenerse. Cuando escuché el grito de la gente pensé que podían ser resultados favorables pero no sabía en qué cancha”, dijo Porras.

Y la tarde se terminó con la copa en las manos temblorosas y emocionadas de Pablito Lima. La ofrenda a los que creyeron. La caravana de siempre para cumplir con el ritual impuesto en 1988 de llegar a la sede. Danubio volvió a ser campeón. Como dijo su presidente: “Danubio vuelve a ser Danubio”.

El 6 de enero retoman

El plantel de Danubio retoma los entrenamientos el 6 de enero. El goleador Líber Quiñones se va a México. Asimismo, existe interés desde el exterior por Nacho González, Ichazo, Formiliano. Sondeos por Jonathan Álvez, del cual Danubio tiene el 25% de la ficha. Para el Clausura vuelve Fabián Canobbio.

Ramos por un año y medio

Luego de perder con Rentistas se vivió el momento más duro. La gente insultó a los jugadores y le pidió a Leonardo Ramos que se fuera. El DT fue tildado de mentiroso por decir que “Danubio será campeón”. Pero al otro día el presidente Curutchet propuso en directiva la renovación del contrato de Ramos por un año y medio.


Fuente: Jorge Señorans

Populares de la sección

Comentarios