Danubio pagó el pato

São Paulo, con dos goles de Alexandre Pato, no se apiadó de la franja y goleó 4-0 en el Morumbí

Danubio sufrió el miércoles un duro revés en su segunda presentación en el Grupo 2 de la Copa Libertadores al perder en su visita a São Paulo por 4-0.

El campeón uruguayo, que venía de perder 2-1 como local ante San Lorenzo jugando bien pero cometiendo graves descuidos a la hora de cerrar el partido, sucumbió ayer contra el poderío de una escuadra millonaria donde varias estrellas con recorrido europeo brillaron a gran altura.

Ojo. Danubio salió con grandes intenciones. En los primeros minutos mostró intención de ir a presionar arriba a los dos zagueros que se abrían a sacar la pelota limpia y al volante que se hundía entre ellos para empezar a hilar juego.

Ahí fue Danubio con su presión alta. Con Castro y Fornaroli sobre los zagueros Rafael Toloi y Doria y el Nacho González sobre Souza.

Pero el problema que tiene la presión alta es el retroceso, sobre todo cuando el rival supera esa primera línea de presión sin recurrir al pelotazo largo.

Y todo eso pasó en cuatro minutos. São Paulo salió por izquierda, Michel Bastos clarificó una tenencia con un taco para el lateral, Reinaldo, que pasó por su espalda, Peña fue superado con un cañito y el centro pasado dejó solo a Alexandre Pato que la clavó de volea.

Parecía mentira, Danubio puso cinco hombres para intentar controlar el ancho de una cancha caracterizada por sus amplias dimensiones, pero no le alcanzó para cerrar la primera incidencia de riesgo que sufrió.

El gol produjo un cimbronazo en las ideas franjeadas. El equipo empezó a dudar en ir tan arriba a apretar al rival.

São Paulo comenzó a manejar la pelota con la habitual fluidez de un equipo brasileño. Con Michel Bastos por izquierda y Paulo Henrique Ganso por derecha.

Danubio tuvo que recurrir a la infracción en su intención por defenderse. Y São Paulo no se quedó en zaga a la hora de golpear. El partido se hizo ríspido y el árbitro se mostró muy decidido a repartir tarjetas.

Danubio sufría cada vez que el rival pasaba al ataque con pelota controlada y triangulaciones por las bandas. ¿Con la pelota? Poco y nada. Impulso individual de Nachito González, un par de remates lejanos que no generaron peligro y un solo desdoble de sus carrileros, el de Peña por derecha que tiró un centro que descolgó sin problemas Rogerio Ceni.

Cuando el local pisó el acelerador de mitad de cancha en adelante fue un torrente de fútbol. Pato estuvo cerca del segundo a los 29’ tras ser habilitado por Luis Fabiano. Y a los 40’ no perdonó. Desbordó Bruno por derecha, se la puso en la cabeza y el ex Milan la mandó a las redes de cabeza.

El 5-3-2 de Danubio hizo aguas por las bandas porque Peña sufrió con el tándem Bastos-Reinaldo y Sosa cuando se juntaron Ganso con Bruno por derecha.

En el segundo tiempo, los brasileños se relajaron y sacaron el pie del acelerador. Siguieron manejando la pelota pero en modo control.

Danubio se arrimó con un par de pelotas quietas ejecutadas por Sosa. Fornaroli cabeceó en un córner y Rogerio Ceni se tuvo que esforzar para salvar un tiro libre.

Después, a los 62’, Nacho González se tiró en palomita tras un buen centro de Fornaroli. El cabezazo se fue apenas afuera. No hubo caso. No era noche para que la botijada danubiana hiciera diabluras en tierra de gigantes.

Y todo suma en un partido. Lo bueno y lo malo. São Paulo jugó cómodo desde el inicio mismo de las acciones. Y cuando un equipo brasileño suma a la capacidad individual de sus jugadores y al sentido colectivo de su fútbol el factor confianza, son prácticamente invencibles. Al menos a nivel clubista en América.

Para Danubio, juvenil equipo, modesto en su línea futbolística en este ciclo de Leonardo Ramos en el que igual supo ser campeón del Apertura 2013 y del Uruguayo 2013-2014, fue todo al revés. El partido se hizo una pesada carga imposible de sostener.

El tercer gol llegó casi por voluntad. Reinaldo probó de afuera y la pelota se desvió para descolocar a un Torgnascioli que volvió a sacar la cara por el equipo. Y en el cuarto demostraron que entraba cualquiera cuando quisieran.

Después llegó la roja a Hamilton Pereira por protestar y el suplicio de los minutos finales. La ilusión copera de Danubio se esfumó rápidamente.

 

San Pablo 4 - 0 Danubio

San Pablo: Rogerio Ceni, Bruno (76′ Thiago Mendes), Rafael Toloi, Doria, Reinaldo, Denilson (72′ Hudson), Souza, Paulo Henrique Ganso, Michel Bastos (86′ Cafú), Alexandre Pato y Luis Fabiano. DT: Muricy Ramalho
Danubio: Franco Torgnascioli, Agustín Peña, Matías de los Santos (76′ Matías Velázquez), Fabricio Formiliano, Joaquín Pereyra, Leandro Sosa, Renzo Pozzi, Hamilton Pereira, Ignacio  González (73′ Marcelo Tabárez), Bruno Fornaroli (85′ Emiliano Ghan) y Matías Castro. DT: Leonardo Ramos.
Estadio: Cícero Pompeu de Toledo (Morumbi)
Juez: Enrique Osses (Chile)
Goles: 3' Alexandre Pato (SP), 40' Alexandre Pato (SP), 68' Reinaldo (SP), 88' Jonathan Cafú (SP).
Tarjetas amarillas: Agustín Peña (D), Denilson (SP), Bruno (SP), Ignacio González (D), Joaquín Pereyra (D).
Tarjetas Rojas: Hamilton Pereira (D).


Fuente: El Observador

Populares de la sección

Comentarios