Danubio fue el convidado de piedra

El campeón del Apertura logró su primer triunfo y le sacó el invicto a Liverpool el día de su cumpleaños 99

“No jodas, no rompas los huevos”, dice Chevantón que le dijo al línea Changala. Iban 7 minutos y el árbitro Ferreyra lo expulsó.

Eso fue lo que duró la vuelta del delantero a una cancha que casi lo vio nacer.

“Es una vergüenza enorme lo que me pasó esta tarde, no hay palabras para describirlo; el fútbol mejoró en canchas, pero retrocedió en otras”, tuiteó una hora más tarde y aún en Jardines. Al finalizar el encuentro fue al vestuario de los jueces a hablar con ellos; juró por sus hijas que no le había faltado el respeto al línea.

Danubio tomó las riendas con un hombre de más y Camilo Mayada facturó tan solo 3 minutos después y aprovechando ese hombre de más.

Sin embargo, Liverpool no se amilanó ni mucho menos. Continuó buscando el arco bien defendido por Salvador Ichazo. Pezzolano por arriba, Freitas a boca de jarro, Moreno y Fabianesi, fueron todas situaciones de gol desde los 13 a los 17 minutos. Era la respuesta negriazul que quería seguir demostrando lo bueno que se le había visto hasta ahora en el Clausura.

Entonces le tocó la roja a Mayada –quien ya tenía amarilla– y los dos quedaron con 10.

Danubio sintió el momento, bajó sus revoluciones en la marca y no era el mismo en ofensiva. Solamente Ignacio González –la figura de la cancha– buscaba acercarse a un rival que esperaba y contragolpeaba. Jonathan Álvez mostró alguna corrida, y estuvo muy solo ya que Martiñones no anduvo. El encuentro se hizo de ida y vuelta y muy entretenido.

En la segunda parte, el equipo de Leonardo Ramos empezó como una topadora, se llevaba todo por delante en busca del segundo. Álvez lo erró en dos ocasiones y a González le tapó el gol De Amores.

Liverpool no reaccionaba, no marcaba bien en el medio y no gestaba juego. Favaro recurrió a los cambios temprano y sacó a Ferro y –sorpresivamente– a Pezzolano.

Danubio siguió batallando, buscando los espacios que había en el fondo negriazul y mostró una riqueza de matices ofensivos interesantes por derecha. En una jugada a balón parado, llegó el 2-0 de Ricca –su primer tanto en Primera– y allí muchos pensaron que se acababa el partido.

No fue así porque Liverpool –que el sábado cumplía 99 años– le dio más protagonismo a Rodrigo Aguirre. En una de sus jugadas, un centro atrás dejó a Moreno y Fabianesi para que estampara el 2-1.

Pero el tiempo no le alcanzó y Danubio estuvo más cerca del tercero que los negriazules de la igualdad.

El campeón del Apertura logró su primer triunfo en el Clausura y dejó sin invicto a su rival. Fue el convidado de piedra al cumpleaños.


Populares de la sección

Comentarios