Da Silva probó con Aguirregaray

Tal como estaba previsto, el entrenador carbonero colocó al Vasquito en lugar de Grossmüller por izquierda en el táctico a puertas cerradas del sábado y es un hecho que será titular ante Emele el martes

Puertas cerradas desde temprano en Los Aromos. Los futbolistas entrenaron en silencio y ya casi concentrados de cara a lo que será un nuevo capítulo decisivo en este grupo 4 tan parejo de la Copa Bridgestone Libertadores.

Jorge “Polilla” Da Silva dejó de lado la parte física y el gimnasio –que fueron el común denominador del entrenamiento del viernes por la tarde– y apostó por el fútbol, por la pelota, eso que más le gusta a los jugadores.

Sin embargo, el entrenador carbonero aún no hizo la práctica de fútbol que, como se esperaba, será en esta jornada y una vez más a puertas cerradas.

El Polilla optó sí por realizar un entrenamiento táctico parando a los futbolistas en sus posiciones en la cancha y hablándoles mucho según confirmó una fuente del club a El Observador.

Es que este encuentro ante Emelec del próximo martes que se disputará una vez más a estadio lleno como el año pasado y el anterior, es casi como una cuestión de Estado para el DT de los mirasoles.

Así lo hizo saber a El Observador días pasados: “Los primeros seis puntos son determinantes para nosotros. Por eso estos dos partidos que se vienen ante Deportes Iquique y Emelec, sería fundamental poder ganarlos ya que estamos inmersos en un grupo muy parejo y, además, debemos aprovechar que por ahora todavía no comenzó la actividad local y no estamos jugando los dos torneos”.

Y si uno habla con los jugadores piensan exactamente lo mismo. Saben que el rival jugó un gran encuentro ante Vélez Sarsfield en el debut de la Copa y que consiguió tres puntos de oro jugando de local en Guayaquil, pero también tienen claro –o al menos esperan– que ahora en Montevideo la historia se escriba de otra manera.

El Vasquito a la cancha
No por esperado dejó de ser noticia. Según pudo confirmar El Observador, el Polilla Da Silva piensa en una variante de cara a los eléctricos ecuatorianos.

Como se decía, por más que el sábado no hizo fútbol, sí trabajó con pelota en el trabajo táctico para parar a los futbolistas en la cancha.

En ese contexto, volvió a colocar la misma línea de cuatro en el fondo, colocó nuevamente a su vez a Sebastián Cristóforo y Marcel Novick como dos volantes de marca en la mitad del campo y luego sí realizó la variante esperada.

Tal como informó el sábado El Observador, el Vasquito Aguirregaray pedía cancha y el Polilla se la dio. El sábado lo colocó como volante externo por izquierda en lugar de Carlos Grossmüller, uno de los pocos futbolistas aurinegros junto a Aureliano Torres que no conformaron en el debut disputado hace días en Iquique.

Si bien el equipo recién se confirmará el domingo en la práctica de fútbol a puertas cerradas, todo indica que Matías Aguirregaray jugará en ese puesto.

En realidad, el jugador de la selección nacional ya fue probado como volante desde que llegó a Peñarol en su regreso, pero siempre por derecha, pasando a Fabián Estoyanoff a la punta izquierda.

Esta vez, al menos el sábado, el Polilla lo dejó por el carril zurdo. En caso de confirmarse, más allá de que Peñarol tendrá seguramente una gran vocación ofensiva ya que es local ante Emelec, el Vasquito le podría dar una buena mano a Torres en la marca por ese andarivel.

Por otra parte, en la cancha auxiliar, los suplentes sí hicieron fútbol con Carlos Núñez (ver recuadro) quien hizo sus primeros minutos. El equipo formó con Danilo Lerda; Baltasar Silva, Sebastián Vázquez, Damián Macaluso, Nicolás Raguso; Miguel Amado, Sebastián Píriz, Mauro Fernández, Grossmüller, Jorge Zambrana y Antonio Pacheco. Núñez ingresó algunos minutos.

Peñarol sigue su apronte. El Polilla se la juega con el Vasquito.


Populares de la sección

Comentarios