¿Cunha debió suspender el partido en Jardines?

El juez del encuentro es cuestionado por prestarse a dirigir un juego sin policías en las tribunas

Luego de los incidentes generados durante y al finalizar el partido entre Danubio y Defensor Sporting la pregunta que flota en el ambiente es ¿por qué el juez Andrés Cunha salió a dirigir un partido donde no había policías en las tribunas ni para su custodia? Muchos le apuntan al juez de que no cumplió con el protocolo de seguridad.

Sin embargo, fuentes consultadas por El Observador aseguraron de que Cunha salió a la cancha porque el propio jefe del operativo le aseguró que "había policías en las tribunas".

Antes de empezar el partido se apersonaron en el vestuario de los árbitros el comisario de la zona y el inspector de seguridad quienes le pidieron que iniciara el partido que le daban garantías ya que tenían más policías en las tribunas.

Cunha salió a la cancha con dos policías de tránsito y en el entretiempo se presentó la guardia que tiene la obligación de custodiar a los jueces.

La agresión a Rodríguez

El juego se desarrolló sin policías en las tribunas hasta que se produce el primer incidente que es cuando agreden al jugador de Defensor, Felipe Rodríguez.

En esa incidencia Cunha para el juego y va a constatar si el jugador estaba bien. Como se comprobó que el jugador no tenía heridas y no sabía con qué lo habían agredido, se reanudó el encuentro.

¿Actuó correctamente? El protocolo de seguridad establece lo siguiente en torno a agresiones a los protagonistas:

"Cuando se produzca el lanzamiento de objetos desde las tribunas de un escenario deportivo, o desde afuera del mismo, donde se desarrolle una actividad organizada por la A.U.F, que impactare en cualquiera de los integrantes directos del espectáculo (jugadores, entrenadores y sus Cuerpos Técnicos, árbitros, personal de recaudación, periodistas acreditados y/o policías) o se produjere un hecho de violencia y/o agresión física contra estos por parte de terceros ajenos al espectáculo, generándole una lesión fehacientemente constada, la cuarteta arbitral y/o cualquier representante de las gremiales suscriptoras del presente Manual solicitarán la presencia del Veedor de Seguridad del partido (AUF) y/o de los Oficiales de Seguridad de ambos clubes a los efectos de instruir respecto de los acontecimientos sucedidos".

En este caso, el árbitro interviniente deberá determinar la suspensión del encuentro deportivo en forma definitiva e inmediata.

En pleno partido se rozó otro aspecto del protocolo y fue el intercambio de cantos e insultos entre las parcialidades. El juez debe parar el juego. Cunha no lo hizo. Pero si detenía el juego: ¿a quién se dirigía si no había policías?

Esta noche el árbitro del partido tiene que presentar el informe confidencial.


Acerca del autor